GASTRO & COLONO (Definitions)


Gastro & Colono (Definitions) (2/3)

GASTRO & COLONO (Definitions) – Continuación de una historia verdadera. (2/3)

-“Te voy a mandar al especialista gastrointestinal. Posiblemente te hagan una gastroscopia y una colonoscopia…”

Antes de todo esto nunca hubiera sabido que era este aparato.

El enemigo en la sombra...

Me dice con cara de pena, de resignación, como si me estuviera diciendo que me quedaban días de vida.

No voy a decir que no sabía lo que me esperaba. Entre que no he vivido debajo de una piedra los últimos 26 años, que no resulta difícil analizar etimológicamente estas palabras (gastro -> estomago, colon -> tripas, copia -> prueba). Y que los agujeros más cercanos para llegar a esos sitios son boca y culo la cosa esta clara… ¡Me van a violar con tubos!

Trabajos de "mierda".

Larga y dura como la del elefante... la colonoscopia digo...

-“No te preocupes. No duele”.

Si miedo no hay. Ya me han operado en dos ocasiones, me han cosido heridas por todo el cuerpo y me han hecho pruebas de un millón de clases. Soy un tío duro, me gusta mirar cuando me clavan la aguja, sostuve el hilo mientras me cosían un corte en el pie, vi como me operaban de una hernia en directo mirando el reflejo en el foco de las operaciones. Bueno… al parecer lo que soy es un poco sádico…

En fin… no hay dolor! Pero lo que tampoco hay es ganas de que invadan una vez más mi remendado cuerpo.

Duro desde los inicios

¡No hay dolor!

La señora me pasa los resultados del análisis. Efectivamente es leve, pero hay restos de sangre en las heces. Sigo leyendo y llego al último párrafo del informe donde pone:

El sistema de recogida viene con exceso de muestra que puede dar un resultado positivo falso.

En mi empeño de hacer las cosas bien… ¡Cogí mas mierda de la cuenta! Me agarro a un clavo ardiendo…
“Aquí pone que puede que los resultados no estén bien”.
-“Eso da igual, lo ponen siempre”.
Ah! Que de estos análisis si te fías pero de los que me hicieron en sendas revisiones medicas no… Pues…

No juegues conmigo mujer.

"Para hurgarme el culo siempre estamos a tiempo eh!?!?!"

En recepción me dan cita para el especialista… a un mes vista. Va bueno, para el final de todo este periplo lo que tengo se me habrá curado solo o me habrá matado, no hay duda.

Llego a casa. Casi no he terminado de abrir la puerta…
-“¿Que te ha dicho el médico?” El saludo siempre fue algo sobrevalorado…

Y es que la psicosis ya se había instaurado en el hogar desde que llegué con noticias de que tenía algo de anemia. A la preocupación normal de la familia ante cualquier problema de salud de uno de sus miembros, algo lógico aunque no me guste que se preocupen por mí, se une el amor irracional de una madre.

PSICOSIS

Madre vigilando que tomara mi ración semanal de hierro...

Ese sinvivir desmesurado ante cualquier problema de un vástago. Sentimiento que algún día me gustaría sentir en mis carnes para entenderlo en su totalidad.
Desde la aparición del “AnemiaGate” mi madre se había encargado por su cuenta de resolver el problema. Mi dieta había aumentado en un 500% la ingesta de alimentos ricos en hierro. Las ya habituales raciones semanales de lentejas y arroces se habían redoblado acompañadas del ataque masivo de hígado y mejillones.

Hierro a to lo que de!

Y todos estos alimentos invadieron mi dieta.

Hasta un día me pareció ver como echaba tuercas y tornillos a la sopa…

A una madre realmente le da igual lo que diga el médico, ella ya sabe cuál es el origen de todos los males:

-“¡Eso es porque no comes!”
¡Claro Madre, vivo del aire! ¡Hago la fotosíntesis como las plantas! ¡Solo necesito agua y sol!
-“Estas mu seco. Y pajizo. Mira que ojeras tienes. ¡Si se te notan las costillas!”
¡Estoy en mi punto madre!

Hechas a pegotes.

Cuerpos "graciosos" según Rubens y mi madre.

Superado el juicio matriarcal comienzo a hacer acopio de sabiduría popular. Empiezo a preguntar a amigos y conocidos si han padecido alguno de estos males que me han diagnosticado. Muchos han tenido los síntomas alguna vez, si. Pero pocos los han verificado en el médico. Lo normal es que el tema degenere y empiece a hablarse de otros problemas gastrointestinales. Y como el ser humano tiende a hablar de los temas más desagradables, y si puede ser a la hora de comer mejor, enseguida sale a la palestra el tema de almorranas y otros males del ojete derivados de malos hábitos.

“¡Pues ya ves! Una semana sin poder sentarme. Me picaba como cuando los perros arrastran el culo para rascarse. El papel higiénico parecía lija. Después de cagar tenía que sentarme  media hora en el bidé con agua fresca.” Exceso de información…

Lo mas suave que he encontrado

Hemorroide, Almorrana y Prolapso Anal... Términos que bajo ningún concepto debes buscar en google imagenes.

¿Tendré una pequeña hemorroide…? Nunca tuve síntomas tan salvajes, pero quien no ha tenido alguna molestia por ahí abajo alguna vez?

Aunque molesto, sin lugar a dudas sería una buena noticia. Mejor padecer de pequeñas hemorroides que de una ulcera estomacal o pólipos en el intestino grueso, o peor… algún tumor. Por si acaso ya habían aparecido toallitas húmedas al lado del wc de mi casa. A madre no se le escapa una…

Un digno competidor de Homer Simpson

¡Ahora puedo limpiarme el culo sin miedo!

Pasan los días y las semanas. El no tener ningún síntoma de malestar y la lejanía en el tiempo de la consulta médica hacen que el tema se diluya en mi mente. Hasta que llega con puntualidad cuatrimestral la carta con las fechas y lugares para donar sangre en mi ciudad. ¡Esta es mi oportunidad para demostrarle al mundo que sigo siendo Iron Man y no Anemia Boy!

Humor gráfico... gracias por existir!!!

Como se nota que los tubos no se los van a meter a él...

Y es que para poder donar sangre primero te hacen una pequeña entrevista, te miden la tensión y examinan una gota de tu sangre para ver si tienes anemia. Si algo falla en alguno de estos tres pasos, no eres apto para donar y ya te puedes ir a casa sin bocadillo ni detallico.

Y este era a uno de los pilares a los que me había agarrado para dudar seriamente que tuviera anemia durante dos años, según los resultados de las revisiones médicas. ¿Cómo iba a tener anemia si nunca me habían echado para atrás a la hora de donar?

Cuanto Cabrón

Y porque no dan perras como en USA...

Llegado el día, como es habitual, el médico me comenta que tengo la tensión un poco baja. No problemo. Siempre tuve algo lenta la mecánica del corazón.

Paso a la prueba del hierro. Me tiran un imán y si se me queda pegado en el pecho soy apto…

“¡Traed más cosas a ver si se le pegan!”

Si has dudado con la última frase es que nunca has donado sangre, ANIMATE!!!

En realidad antiguamente te pinchaban en un dedo y dejaban caer una gota de tu sangre en un vasito con un líquido azul. Si la gota se hundía, todo bien.
Supongo que por el peso del hierro en tu sangre. Si se quedaba en la superficie, mal asunto. Estabas falto de hierro y no podías donar. A las semanas te mandaban una carta a tu casa con recomendaciones alimenticias (hígado poco hecho, lentejas, etc..) y en cuatro meses de nuevo a tope de hierro para donar como un campeón.

¡Ni tanto ni tan calvo!

Menos por las montañas nevadas y que no todos somos rubios... ¡La hemodonación es exactamente así!

El nuevo método parecía más exacto, rápido y efectivo. Pero carecía de ese componente visual que hace tan fácil comprender las cosas. Ahora, esa misma gota de sangre la metían en una maquinita que al segundo mostraba un número y pitaba. Un pitido, a donar. Dos pitidos, a tu casa a comer hígado crudo.

Hannibla Lecter, especialista en carne “poco hecha”.

Es mi turno… me pinchan y meten la gota en la maquina… segundos de tensión… redoble de tambores… “PIII!!!”

¡¡¡SSSSIIIII!!! “¡Soy Iron Man!” Suena la música de Black Sabbath, activo los propulsores de mi armadura y salgo volando del centro médico atravesando el techo. (Esto último en mi fantasiosa imaginación, realmente me puse un trocito de algodón en el dedo pinchado y pasé a la siguiente sala a hacer la donación).

Aterrizo insultante en casa. “FAMILIA… no tengo anemia”. Madre, record mundial de hacer montañas de granos de arena me escucha recelosa mientras le explico que no me habrían dejado donar sangre si realmente estuviera falto de hierro. No parece muy convencida, en su preocupación desmedida sigue pensando que algo está matando a su niño por dentro.

Una semana después llega la carta del centro de hemodonación con la que te informan del “estado” de tu sangre y por ende de tu salud. Nuevamente todo perfecto. “¡Mira mama! ¡Sano como una manzana!” Esta vez parece que la mujer queda más tranquila. Sigue pensando que puedo morir en cualquier momento, pero por lo menos, ya no de anemia.

Ya sabía yo que lo que tuviera no podía ser grave. He podido donar sangre sin problemas… cosa que pensándolo bien tampoco me extraña. Con la sobredosis de hierro que mi madre estaba infligiendo en mi dieta durante el último mes lo raro era que no pitaran los detectores de metales de los aeropuertos a mi paso.

Al fin llega el día de la cita con el especialistagastrointestinal. Ya voy teniendo ganas de esclarecer este oscuro asunto que se está prolongando demasiado en el tiempo. Aseo y despejo concienzudamente las zonas susceptibles de ser observadas y/o analizadas y acudo al centro de salud.

Rica hasta los 50

Especialista emmm... pues si puedo elegir... elijo a la Stone!!!

Llego al pasillo, que hace las veces de sala de espera, donde se encuentra la consulta. Se encuentra ocupado por gente mayor que realmente se ve jodida. Mi miran raro, no encajo aquí. Para confirmar que existe la excepción que confirma la regla me llaman para entrar incluso antes de la hora a la que estaba citado. Ya en la consulta: el especialista mirando mis análisis, una señorita que no para de rellenar papeles y yo sintiendo que la presencia de mi persona es lo de menos en esa habitación. Tras unos minutos sin elucubrar palabra tenemos veredicto:

-“Te voy a dar cita para que te hagan una gastro y una colono”. Se dirige a mí con cara de pena. La señorita que se encarga del papeleo asiente con resignación.
Empieza a mosquearme que me anuncien estas pruebas como la llegada del juicio final…
-“Te pongo primero la gastroscopia. Así, si encuentran algo, no es necesario que te hagan la colonoscopia.”

Tevez, ese gran especialista.

¡Todo lo que sea evitar esto es una buena noticia!

Bueno, It’s Something. Es un detalle que mi orto agradecerá si se da el caso.

El médico va cogiendo la historia clínica del siguiente paciente mientras la ¿enfermera? me comenta rápidamente todo lo que debo saber sobre las peculiaridades de este tipo de pruebas.

“¿Ya está?” Pregunto sorprendido.
-“Si, ya te llamarán para la cita”

¡Venga hombre! ¿Un mes de espera para esto? Pues ya me podría haber mandado directamente la médico de cabecera a hacerme las pruebas. Habríamos ahorrado tiempo y dinero. Si ni siquiera me he tenido que bajar los pantalones para que este tío me mire con una linterna o algo. ¿Para esto estreno yo calzones?

Trabajo fino el del especialista… ¡Me voy a mi casa!

MEME INDIGNAO

Llego al hogar y extrañamente puedo llegar hasta el sofá y tumbarme sin que comience el interrogatorio. Al rato madre pasa por el salón y ve los informes del médico encima de la mesa. Se desatan los infiernos:

-“¿Has ido al médico tu solo?” Se une hermana. -“¿Y no nos lo has dicho para que te acompañemos?” Llevo años yendo solo al medico…
“¿Pa qué? ¿Pa cogerme la mano mientras me dan cita para hacerme una gastroscopia y una colonoscopia? ¡Si ni siquiera me han mirao el ojete!”
Mujeres al unísono: -“¿Ya está? ¿No te han dicho na mas?”
“Na mas, ya podréis acompañarme cuando me hagan las pruebas porque entonces no podré ni conducir…”

Esa era una de las peculiaridades de estas pruebas. Os enumero las principales cosas que debes saber y hacer. Básicamente:

– Dieta baja en residuos 48 horas antes de la prueba.
– 7 horas de ayuno antes de la prueba.
– Tomar un potente laxante la mañana de antes de la prueba.
– Acudir acompañado de una persona que se responsabilice de su traslado al domicilio ya que, debido a los efectos de la medicación que probablemente se le administrará, no podrá conducir en todo el día ni volver sólo a casa.

Una vez confirmado que me violarán con tubos, vuelvo a consultar al pueblo sobre sus experiencias con este tipo de pruebas:

“Yo estoy así desde que me la hicieron”. Comenta un colega tras un estruendoso eructo refiriéndose a la gastroscopia.

“Lo pasé fatal, te dan arcadas conforme introducen el tubo” Me dice otro, afligido, mientras relata su experiencia.

-“Pues… si primero te hacen la colonoscopia… ¡Asegúrate de que no utilicen el mismo tubo!” ¡El chiste del especialista! Festival del humor de los colegas de la rama sanitaria.

-“Me hicieron beber un liquido blanco asquerosísimo y luego tuve que aguantar hasta que me hicieran el contraste hasta que no pude mas y salí corriendo al wc.” Jooo…deeerrr. Lo que me van a hacer a mi también es una guarrada, pero no de este tipo.

¡Maldita sea! No saco nada en claro de toda esta gentuza. Haré lo que debí hacer desde un principio, preguntar al oráculo del siglo XXI. Señor Google… ¡Ilumíneme!

Memes, memes everywhere

Veamos...

ESOFAGOGASTRODUODENOSCOPIA. ¡Madre del amor hermoso! ¡Mucho mejor el nombre científico, donde va a parar!

No os aburriré con términos tecnicos, para eso ya tenéis la wiki.

Ahí lo llevais: GASTRO & COLONO. En resumen:
Tubos flexibles con cámaras, luces y pinzas, por la boca y por el culo. Sedacion para que el procedimiento sea indoloro, un rato de malestar y a tu casa.

Y digo yo, con lo que ha avanzado la ciencia…

– No podéis darme una pastillaca de esas molonas que se tragan y van echando fotos por donde pasan. Tanto teméis que digiera el aparatejo con estos jugos gástricos letales perfeccionados durante años para digerir hamburguesas y kebabs a las 8 de la mañana después de litros de alcohol.

¿Tan caro es esto?

La pastillaca definitiva.

– No podéis miniaturizar una nave tripulada e inyectármela en vena para que me reconozca por dentro. Lo vi en una peli de los 80, no me jodais que 30 años después aun no lo habéis conseguido.

¡El chip prodigioso!

– No podéis amaestrar una solitaria con una cámara de video al hombro que grabe mi intestino y luego saque un “Callejeros Viajeros: Inside edition”.

Bueno, esto ultimo mejor no. ¡Asqueroso hasta decir basta!

En definitiva: Hacerte una colonoscopia es un por culo… Espera… ¡Lo es! ¡Literalmente!

Cuando ya volvía a olvidarme de todos mis males y de las pruebas que me esperaban, llega la llamada del ahorro. Ya hay fecha de estreno para la película de terror de esta primavera. “Internal Intrusion” en su hospital más cercano el 5 de Abril.

Un momento… Martes 5 de Abril… justo después de mi cumpleaños… justo después del fin de semana en el que pensaba celebrarlo (non stop) de forma ininterrumpida viernes, sábado y domingo… dando el mando total de mi cuerpo al abstemio arrepentido que llevo dentro y que cada vez dejo menos salir a divertirse… ¡MIERDA! ¡La preparación para la prueba! ¡La puta dieta!

Ninguna dieta puede ser buena...

Tengo que ser persona desde 48 horas antes de la prueba. Eso me da de locura y desenfreno hasta el domingo a las 4 de la tarde…

Ale, a tomar por culo la fiesta Supermartxé de Teatre del domingo tarde/noche. Y ya es tontería que me pida el lunes en el trabajo para dormir la mona, porque ya no habrá mona que dormir. Bueno, tendré que condensar destrozos en solo dos días..

Pero tampoco. Tras consultar con las autoridades sanitarias (familiares y amigos enfermeros) la cosa empeora. Tampoco es aconsejable destrozarse estomago e intestino a base de fiesta, comida y alcohol aunque sea 3 o 4 días antes de las pruebas.

Mi gozo en un pozo con la niña de the ring. El finde mas destroyer entre el carnaval y las fiestas de primavera esfumado en un segundo…

Party Hard

¡Con lo que prometía el fin de semana!

Ahora sí que me ha tocado los huevos este asunto. Hazme perder el tiempo con un millón de visitas al médico, hazme seguir una dieta insulsa, déjame sin probar bocado durante 8 horas, hazme tomar un laxante ultra potente e invade mi cuerpo con humillantes sondas. ¡Pero no me toques el cumpleaños! Bastante me hunde envejecer un año más como para no poder distraer esos días con fiesta desmesurada en buena compañía.

¡Casi igual de mal lo paso oiga!

En otra época de mi vida hubiera dado una patada giratoria a la prueba y ya me la habría hecho en otro momento. Pero por suerte, la zona mala ahora quiere descansar. Acepto mi infortunio y cancelo todos mis planes de destrucción masiva. Tampoco hubiera sido de recibo derretir el gastroscopio del médico con los jugos gástricos letales que genero normalmente durante un fin de semana así. Las visitas al wc de domingos tarde y lunes mañana dan fe de ello.

Suelten bombas!!!

Metáfora gráfica de una visita resacosa al aseo.

Y hasta aquí la segunda parte de la trilogía del culo. Como era de esperar, lo que iba a ser un pequeño texto explicando los pormenores de estas pruebas se me ha vuelto a ir de las manos convirtiéndose en un parrafada bastante extensa.

Próximamente la tercera y definitiva entrega en la que recorren mi cuerpo con humillantes sondas: GASTRO & COLONO (Internal Intrusion).

Anuncios

Acerca de Alien 143

No voy a parar de escribir mierda.
Esta entrada fue publicada en Otras mierdas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a GASTRO & COLONO (Definitions)

  1. Pingback: GASTRO & COLONO (Internal Intrusion) | Unhappy & Idiot

  2. ines dijo:

    jajaja me gusta tu texto!

    • Alien 143 dijo:

      A ver si terminan las fiestas de mi pueblo y publico la tercera y última parte. Ahí si que lo doy todo! Proximamente “GASTRO & COLONO: Internal Intrusion”. Estén atentos a su pc!

  3. Marianicol dijo:

    Joder macho…es que te vino to de golpe (A perro flaco to son pulgas)

  4. Pingback: GASTRO & COLONO (Prologue) | Unhappy & Idiot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s