Capitulo 4 – Diario del Abstemio Arrepentido – Los porteros


“Después de descubrir que el famoso hueco del capítulo 3 no era tal y como recordaba, mis esquemas se derrumbaron. ¡Pero hay que venirse arriba!”

Reservado el derecho de lectura

¿Tienes invitación para leer este capitulo?

 

Pues sí, pues si…

Por fin sale algo si buscas abstemio arrepentidoen google. Hasta ahora solo salía mi anterior intento de blog y toneladas de escoria sin sentido.

Continuamos con el lavado de cara de esta obra, y el abstemio arrepentido vuelve a recopilar experiencias y observaciones para escribir el cuarto capítulo de este diario que todo el mundo debería escribir (algunos darían para un libro, otros directamente para una enciclopedia).

Este capítulo se centrara mayormente en la gran figura, nunca mejor dicho, del portero de discoteca. Ese extraño eslabón perdido entre el hombre y la masa. No digo que no exista algún portero con un mínimo atisbo de inteligencia, pero la gran mayoría son auténticos cabeza-buques que hacen que los metamos a todos en el mismo saco musculado de tontos del culo.

El portero verde

¡No tienes la edaaaaaaaaaddd!

Primeramente haremos hincapié en la vocación profesional de un portero. No sé, supongo que un día estas en el gimnasio, te duchas, te pones la camiseta y revientas una manga con ese brazo que ya mide más que tu cráneo. Entonces se te ilumina algo en la cabeza (que dudo que sea una bombilla) y piensas: ¡YO PORTERO! ¡AÚ! ¡AÚ! ¡AÚUUU!

300 porteros

Con porteros la película no hubiera tenido diálogos.

Ya esta, quieres ser portero, ¿ahora qué? ¿hay una bolsa de porteros? ¿SE BUSCA PORTERO en el anuncio de algún periódico? ¿vas a la puerta de una disco, enseñas un bíceps y agarras a dos por la cabeza a modo de presentación de curriculum? Me tendré que informar por si algún día reviento la manga de mí camisa…

Engendro de la naturaleza

Creo que he nacido para ser portero.

Cuenta la leyenda que ahora sí que existe un examen para sacarse un carnet, un permiso, un diploma o dios sabe que para taponar puertas de discoteca con todas las de la ley… Aunque las preguntas para bloquear a un portero seguirán siendo las mismas: “¿dos más dos…? ¿”aprobar” con “b” o con “v”…?”

El examen

Muchos murieron de embolia cerebral tras el examen.

Dividiremos a los porteros en dos grandes grupos: los pre-puerta (dícese de los que te miran de arriba a abajo antes de entrar, te perdonan la vida y con un poco de suerte te dejan pasar) y los post-puerta (dícese de los que con una brazada son capaces de despejar media discoteca).

Empezaremos por los porteros pre-puerta, esos grandes enemigos del joven común. Suelen ser, por supuesto, altos y fuertes. Cara de mala ostia y facciones faciales cuadradas. Hay excepciones, con porteros de cuerpos “normales”. Vamos, que tienen cuello. Y otros que evidentemente un día estuvieron fuertes pero ahora son unos gordos.

El muro

Esto es todo lo que verás de muchas discotecas.

Si existiera un curso para porteros pre-puerta les enseñarían estas expresiones lingüísticas y de hecho les aconsejarían que no utilizaran ninguna más:

“Tu no entras”

“¿Llevas invitación?”

“Apártese de la cola” (este viene después del “tu no entras”)

Para los que ni siquiera saben español les dirán que simplemente pongan cara de mala hostia.

Las situaciones al llegar a la puerta de la discoteca suelen ser las siguientes:

1- Llegas, te miran de arriba a abajo y entras. “Hostia que suerte!!!”

2- Llegas y, después de hacer cola* media hora, te dicen que sin invitación no puedes entrar… ¿¡Pero de que invitación me hablas?! Si todos sabemos que eso no existe!!! Dime que no te sale de los santos cojones dejarme pasar y todos contentos. Yo me voy cagandome en tu puta madre y tú cumples con tu bellísimo trabajo. Porque un día tendríamos que imprimirnos en un papelico “invitación” y sacártelo cuando nos lo pidieras. Y podrían pasar tres cosas, que fueras tan tonto que llamaras a tu jefe para preguntarle si realmente existen las invitaciones, que te echaras unas risas por la ocurrencia, o que me metieras un puñetazo en el pecho, y mira, una bonita forma de morir!

¡Spoiler Alert! (Os voy a colar una foto de Matrix siempre que pueda, jajaja)

Al portero Smith no le hizo gracia que le sacaran una invitación falsa.

*Para evitar pérdidas de tiempo y disgustos, los porteros tendrían que hacer como en los castings de Fama. Que uno de ellos recorriera la cola y que fuera diciendo que gente no debería ni intentar entrar. Más cruel, pero más rápido.

Cuando daño ha hecho fama al vestuario juvenil...

Tú no entras por pelo panocha!!! (estaba deseando poner una foto de marbelys si no encontraba una de la cola de los castings. Pero pa daros pajas se vais alrincon.com)

3- Llegas, y no entras. Ni escusas, ni explicaciones, ni capullos, que no entras!!!

Gandalf portero

Gandalf, el primer portero de la historia.

4- Llegas, y te dicen: con esos zapatos no entras, con esa camiseta, con esos pantalones, con esas cadenas, con esos pendientes, con esos pelos, ¡con esa cara! Bueno, dentro de lo que cabe, ya sabes a qué atenerte. Igual que hay trabajos en los que debes ir en traje, también existen discotecas a las que no puedes entrar hecho un pintas. TESTIMONIOS…

CASOS MAS PARTICULARES

5- Llegas, y te dicen: “tus amigos sí, pero tú no”. Basado en hechos reales, porque a mi colega clon de Rosendo no le hizo ni puta gracia en su día.

De difícil asimilación...

Vale, yo tampoco dejaría entrar a este tío.

6- Llegas, y te dicen: “estamos cerrando“. ¡Mea culpa! El botelleo se nos ha ido de las manos.

7- Llegas, y te dicen: “solo gente habitual”. ¿Gente habitual? ¿Como que gente habitual? ¿Como las limpiadoras o el que trae los refrescos por las mañanas? No te habrás confundido… y lo que quieres decirme es… “solo hombres, mujeres y viceversa!?!?

Mu tontas... pero mu ricas!!!

Al final no he podido resistirme a poner una jamona.

GRANDES INCONGRUENCIAS DE AYER Y HOY (de como un portero puede sobrepasar los límites de la subnormalidad):

.Llegas un viernes a las 5 de la mañana a la puerta de la discoteca Mandala de Mojacar, después de cerrar un chiringuito y otra discoteca. Llevas en el cuerpo un botelleo, un par de mojitos y algún que otro tapón de tequila. Pero eres persona, eres sorprendentemente persona. Te acercas a la puerta riéndote y haciendo aspavientos con un colega. El portero te para cortándote el paso con el brazo: “Cuando te tranquilices pasas”. Te quedas quieto, inmóvil, ni pestañeas. ¿Tranquilizarme? Creo que en mi vida he llegado en mejores condiciones a la puerta de una discoteca!!! ¿Que hago? ¿Practico yoga? ¿Me tomo una tila? Mi colega se queda tan incrédulo como yo. “Pasa tu, ahora entro yo, cuando me tranquilice. Veo como mi amigo entra a la discoteca imitando a un gorila mientras señala al portero. Me aguanto la risa, me cruzo de brazos y clavo mi mirada en el portero. No hay nadie más en la entrada. Ninguno de los dos movemos un musculo. Es un duelo de carapalo´s. Tensión. Pasa rodando el matujo de las películas del oeste. Treinta segundos después… “¿Te has tranquilizado ya?” YO: “Si” PORTERO: “Pasa”. Entro a la discoteca…

Como hacer de la inexpresión una forma de ganarse la vida.

Duelo de carapalo's profesional.

¡¡¡TREINTA SEGUNDOS!!! La acción divina y sanadora de la sola presencia de aquel portero logró bajarme las pulsaciones y evaporar el alcohol de mi sangre para alcanzar un remanso de paz y tranquilidad. Desde entonces creo en Dios y en aquel portero.

.Vas caminando por la acera y pasas por la puerta del Plaza 3“. El portero te aborda y te dice: “Estamos ya cerrando, no puedes pasar”. Le miras con paciencia infinita: “No, si yo voy al puesto de pizzas de ahí enfrente.” ORANGUTAN CON PAPELES: “Ah! Perdona…” NEW WORLD OWNED RECORD!!!

.Llegas un jueves universitario al Zig Zag e intentas entrar en Sala Universal“. Cola del copón, pa variar. Algunos de tus colegas ya han entrado y otros se buscan la vida por otras zonas de la cola. Llegas al portero y no te deja pasar sin darte una razón (caso 3). FAIL. Te vas al principio de la cola y la vuelves a hacer para jugártela por la zona del otro portero. Cuando llegas a su altura, te ve el portero de antes y te dice: “¿Pues no te he dicho que no entrabas?” DOBLE FAIL. Te hundes, te da bajón y no intentas más estrategias para entrar. Mandas un sms a tus amigos que ya están dentro explicándoles tu fracaso. Por sorpresa sale en tu busca la amiga de la novia de tu amigo, que conoces de esa noche y gracias. Inexplicablemente viene con 5 o 6 sellos de la discoteca estampados en cada brazo. Comienza a chupárselos y a reestamparlos en tu muñeca. Te mueres de vergüenza, toda la cola mira y estas a escasos metros de los porteros, es imposible que no se den cuenta de la jugada. Después de varios intentos parece que un sello ha quedado digno en tu muñeca. No quieres intentarlo, has quedado tocado con los anteriores intentonas y estás falto de fe. La señorita te empuja hacia el portero que comprueba los sellos que ponen para poder volver a entrar. Cierras los ojos y muestras tu muñeca con olor a saliva. Entras… ¡EPIC WIN! Desde entonces “la chupa sellos de cartagena” siempre tendrá un hueco en mi corazón.

.Acudes a un pub con un grupo de amigos. Aunque de sobra todos han pasado la mayoría de edad, os piden el dni a cada uno. Después de pasar el tedioso tramite de ver como el portero pierde varios minutos en mirar 3 veces la cara y la foto del dni de cada persona y observar como se le atragantan las cuentas cuando tiene que restar meses, entráis todos al pub. El local se encuentra vacio… salís todos al instante de allí. Miras al portero buscando un mínimo atisbo de inteligencia. No lo encuentras. Os vais.

Miss Tierra Media

¿!¿¿!¿!Como que no soy el de la foto!?!?!?

.Sales del ya desaparecido “Viva Murcia” de Atalayas. Entre otro colega y tú sostenéis como podéis a un tercer amigo que habéis encontrado KO en los aseos, después de haberse vomitado encima. En la puerta, el colega que te ayuda a cargar con el muerto, se acuerda de que habéis olvidado la chaqueta del comatoso dentro de la discoteca y se va a buscarla. Te deja sosteniendo a malas penas ese cuerpo inerte que no se sostiene en pie. Mientras sufres intentando que no se te caiga la carga, el portero te exige el cartón de las consumiciones de tu colega etilizado. Ese cartón que si pierdes tienes que pagar como si hubieras acabado con toda la bebida del local. Le miras con cara de pena, como intentando hacerle comprender que te es imposible registrar los bolsillos de tu colega sin dejarlo caer al suelo. El portero ni se inmuta. Intentas inventarte un método revolucionario para sostener a tu amigo con un solo brazo mientras que con la otra mano buscas el ticket. Por su puesto, la colaboración de colega y portero sigue siendo nula. El portero te mete prisa: “Si no lleva el cartón tenéis que pagarlo entero”. Empiezas a cabrearte: “No ves que no puedo!!!” Vuelve el otro amigo que te había dejado con el embarque y se une a la labor de cargar con el muerto. Escarbas en la chaqueta que ha rescatado de la discoteca y encuentras el cartón de las consumiciones. Miras al portero con cara de pocos amigos, escupes en el cartón y se lo pegas en su cráneo de neandertal y le das el puto cartón de las consumiciones.

Curiosidades y Retruques:

– Que gozo cuando vas paseando por las puertas de los pubs y los porteros te abren las puertas para que entres porque no hay ni dios y tú sonríes pasando de largo pensando: “lastima, es que no llevo invitación”.

– Que hábiles cuando llegas a un pub en el que no hay que pagar entrada y el portero te pide por sorpresa 5€ o lo que le salga a el de la polla para entrar con una consumición. ¡Que rápido se convierte su bolsillo en una caja registradora!

– Que hábiles cuando tu colega se quita los pendientes para entrar y luego se los pone otra vez dentro y le echan. ¡Tío, no se os escapa una!

Demasiada pasión por lo suyo

¡Maldita sea! ¿Como se habrán dado cuenta de que he vuelto a ponerme el pendiente?

– Como mola cuando llegas a la puerta y oyes claramente como le dicen a los que van delante de ti: “ya no entra nadie más” y piensas, “hostia, ahora sí que no entro“. Pero, casualidades de la vida, vas to guapo porque vienes de boda con tu chaquetica y tal y el portero prácticamente te acompaña hacia dentro.

– Que gozo cuando hay una cola que te cagas y entras con el VIP que te hiciste hace ya tiempo, pensando: ¡Tranquilos chicos, que soy Very Important Person!

– Que tonto que eres cuando no te dejan entrar a un sitio y a dios pones por testigo de que nunca más te dejaras los cuartos allí y al fin de semana siguiente vuelves a aportar tu granito de arena para pagar los estudios del dueño de aquello.

Lo que el portero se llevó...

A Dios pongo por testigo que jamas volveré a este sitio de mierda!!! (hasta la semana que viene)

– Que cruel cuando alguien te cuenta que un grupo de indeseables han vuelto a la puerta de la disco tras no dejarlos entrar los porteros y los han apaleado, y tú te ríes. No se puede ganar siempre.

– Que retruque cuando uno de los del grupo es menor de edad o susceptible de no entrar, e inventas mil estratagemas para lograr que entre: juntarlo con alguna (por aquello de no romper las parejas), meterlo camuflado en medio del mogollón, darle un carnet de alguien que no se parece a él ni en el blanco de los ojos y hacer que se aprenda los datos, etc…

– Que retruque cuando uno de los porteros no te deja entrar y vuelves a los 5 minutos y entras por donde hay otro portero o incluso por el mismo que antes no te dejo entrar. Que te dan unas ganas de tocarle el hombro una vez dentro y reírte de él diciéndole: “¿¡Que no entraba, eh??”

Porteros post-puerta: Mismo perfil que los porteros pre-puerta pero con pinganillo y micrófono de serie, de esos tan chulos que van pegados al cuello. Un eructo puede reventar los tímpanos de los oyentes con estos micros y la cinta que va al cuello las hacen de tamaño especial para pescuezos de portero.

Dos colegas jugandose la vida

Con pescuezos así, sale mas cara la cinta que el micro.

Estos porteros son aun más inaccesibles que los primeros, imposible mediar palabra. Antes de que logres decir nada, ya estás en la puerta volando por los aires o con la cabeza partida.

Tío Phil se comió un portero de discoteca.

Jazz, el tío mas echado de la historia de la televisión, patrocina este capitulo.

Son los porteros que están dentro, los que se dedican a guardar la orden y la paz en las grandes discotecas, organizándose como auténticos comandos.

Los porteros

En el primer borrador del guión, "los mercenarios", eran porteros de discoteca.

Estas tranquilamente bailando, de repente te empujan y cuando miras al barullo, si te descuidas, ya no ves pelea alguna. Porque han llegado 5 o 6 maromos que han arramblado con cualquier indicio de violencia.

Hay veces que las mujeres se te amontonan encima y piensas: “¡Ey! ¡El efecto AXE!” No, nooo, todas huyen de la pelea y tú te has quedado en medio, incluso te está salpicando la sangre y sigues sin darte cuenta.

Sin camachinas!

Daños colaterales de una publicidad engañosa.

En otras ocasiones sí que te das cuenta y coges a tu amiga a modo de caballero protector y la apartas del barullo, aprovechando el desconcierto para tocarle una teta o algo. “Yo te protejo mujer”.

Y cuando ha habido una pelea cerca, el aire se enrarece, como cuando huele a tormenta. Ya estas alerta, cualquier movimiento extraño te parece el comienzo de una nueva pelea. “¡Hostia, esos se van a dar!” “¡Ah, no! ¡Se están abrazando!”

Pero lo divertido es cuando realmente hay una pelea y entran en acción el comando anti-pelea de los porteros. Todos con sus auriculares, observantes desde puntos elevados. Da gusto cuando puedes ver toda la operación. Comienza la pelea, entonces uno de los porteros llama a los demás por radio. Están muy fuertes pero los muy cucos no se meten solos en la quema, al parecer no son tan tontos. En el mundo de la felicidad y los arcos iris, los porteros llegarían, separarían a todo el que estuviera repartiendo yemas, pararían la música y preguntarían que ha pasado para solucionar el conflicto. Entonces los contrincantes se darían las paces una vez aclarado el malentendido.

En el mundo real, los porteros llegan como un convoy y arrasan a base de empujones y agarramientos de cuello con todo el que está cerca del jaleo, y da igual que estuvieras o no en la pelea, no te van a preguntar. Todo el barullo llega a la puerta y nunca he salido a ver qué pasa fuera, a lo mejor sí que hay arcoíris y felicidad y solucionan el malentendido!!!

¡Se irán los nubarrones!

Y detrás de esa nube es donde le están partiendo la cabeza al borracho que acaban de echar...

Lo malo de este dudoso pero efectivo modus operandi es que pagan justos por pecadores. Así que si los porteros se quedan en la zona mirando a ver si queda alguno más con ganas de pelea, tu pones cara de bueno y te vas alejando poco a poco. Y si te arrastran a la salida con todo el barullo, tú sabrás como logras librarte y vuelves a entrar.

Y ya, las menos veces es cuando tú mismo la armas, ¿peleas? no gracias, ¿pero quién no la ha liado un poco alguna vez?

-Te abrazas a 12 amigos y empezáis a dar votes, la cosa se descontrola y la bola de gente que habéis formado da bandazos por la disco machacando a to cristo. Claro, los porteros se movilizan. Te agarra uno del brazo y te dice “vamos a tranquilizarnos” y tú piensas, lo que quieras pero no me mates! En cuanto te suelta te haces el loco y te pierdes no vaya a ser que cambie de idea.

-También suele pasar que llega la hora de irse, apagan la música y los porteros van achicando para sacar borrachos que a falta de música cantan ellos (me incluyo). Entonces no paras de gritar “¡pero como que nos vamos ya!” Entonces el portero te echa la mirada de la muerte y to solucionao. “Me voy, me voy…”

-Otro motivo para que te llamen la atención es abrir la salida de emergencia intentando violar a un amigo o que te descubran metiéndote en un cubo de la basura de una sala que estaba cerrada. En esos momentos el portero tiene la paciencia de un santo.

-Y luego hay casos extremos como saltar la barra, robar botellas, colgarse de lámparas o mear en la barra, que merecen que los porteros maten al susodicho. Solo para autenticas leyendas de la noche.

Ahora vienen las preguntas filosóficas…

.Si hacen falta 3 megaporteros para reducir y sacar de la disco a un borracho solo medio fuerte (ojo, borracho, no pestes) no sin esfuerzo… ¿que pasaría si un grupo de porteros se va de fiesta a otra discoteca y se descontrolan? ¿quien los para?  ¿que tienen para esos casos? ¿pistolas? ¿francotiradores? ¿bombas? ¿ciborgs porteros? ¡Lo que pagaría por verlo!

¿Cual es tu misión?

Localizar y destruir al portero descontrolado.

.Si un portero de discoteca también es portero de futbol… ¿es portero cuadrado al cuadrado? ¿para el doble? ¿la experiencia de una actividad le sirve para la otra?

.Si un portero va a trabajar sin zapatos o sin invitación… ¿puede permitirse entrar a la discoteca? ¿se produce una paradoja en las 3 leyes de los porteros y el susodicho explota?

Y hasta aquí este cuarto capítulo del diario del abstemio arrepentido, compuesto de observaciones, reflexiones y experiencias propias y ajenas. Un popurrí de información para dar un poco de luz a los escabrosos asuntos de la noche y los porteros.

Para el próximo algo más divertido, como por ejemplooo… algo épico, imprevisible, descabellado… como un jueves universitario.

PD: Si algún portero lee esto que no se lo tome a mal, que algunos (los menos) son personas civilizadas y se puede hablar con ellos. Además aprecio mucho mi pescuezo como para que me lo partan.

PD2: Agradecimientos especiales a Marianicol, Pinkys y Pim Pim por su aportación de historias y sabiduría.

PD3: Con todos ustedes el tío maquina que convocó a todos los porteros de su ciudad para que le acompañaran a comprar la ropa al springfield.

*Escrito originalmente el 18/06/2006. Remasterizado para la fecha de publicación.

Anuncios

Acerca de Alien 143

No voy a parar de escribir mierda.
Esta entrada fue publicada en Diario del Abstemio Arrepentido y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Capitulo 4 – Diario del Abstemio Arrepentido – Los porteros

  1. Pingback: Capitulo 7 – Diario del Abstemio Arrepentido – El arrepentimiento | Unhappy & Idiot

  2. Pingback: Capitulo 5.1 – Diario del Abstemio Arrepentido – Jueves Épico 1 – P1 | Unhappy & Idiot

  3. PenTxO dijo:

    Yo te dejé un comentario en el anterior capítulo pero se ve que se lo tragó internet. Sobre porteros siempre hay grandes historias…

  4. Marianicol dijo:

    Que grande Sergi, cada capitulo mejor…jejej me parto con tus historias. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s