Capitulo 7 – Diario del Abstemio Arrepentido – El arrepentimiento

Abstemio: Persona débil que cae en la tentación de negarse a sí misma un placer.” Ambrose Bierce

*Remasterización de lo que fue la celebración escrita del quinto aniversario del arrepentimiento allá por el 11 de Enero del lejano 2008.

Los peligrosos son los abstemios

Ser abstemio nunca trajo nada bueno.

Se acerca el 25 Diciembre de 2012…

¡10º Aniversario del arrepentimiento!

¡Madre del señor como pasa el tiempo! Ya son 10 años maltratando el hígado… 10 años de penurias, mareos, vómitos, resacas y demás precariedades.

¡El doble de divertido!

¿Pero que tendrá el alcohol que todos seguimos bebiendo?

Lo que empezó como un entrenamiento de mi “prácticamente” hígado virgen, para lo que sería una nochevieja en la que decidí que no volvería a pagar una barra libre sin aprovecharla, desembocó en una afición festiva de la que ya no he podido/querido escapar.

Y es que aquella noche de Navidad de 2002 poco antes de la una de la madrugada, llegué a la conclusión de que con casi 19 años ya tenía el suficiente uso de razón para saber lo que quería hacer, sin miedo a seguir modas, tendencias o lo que es más normal, la ola de amigos borrachos que ya tenía y sigo teniendo.

ser_persona_mentira_higado

Vaya que si le mentí.

Supongo que pocas personas sabrán exactamente la fecha, hora y razón por la que empezaron a beber. ¡Joder, si hasta lo tengo grabao!

Pero yo tengo bien claro porque rompí mi abstinencia. En el transcurso de mi tierna pubertad o *edad el pavo (que yo entendía entre los 15 y los 18 años, porque el que se plantee beber antes de los 15, que pena me da… “¡que aun estas en el colegio desgraciao!”), el tema de drogas, tabaco y alcohol me venía grande. Lo veía tan innecesario, caro, difícil de conseguir y perjudicial para la salud, que no le veía sentido hacer uso de ninguno de los tres. Y mira que me he juntado con lo más vicioso de cada uno de los tres vicios. Pero no había suculento porro, cerveza fría o pitillo rápido que me resultara ni mínimamente atractivo. Nada me hacía cambiar mi idea de que todo eso era malo y que no hacía falta para pasarlo bien.

niños_alcohol

Y a esto nos encaminamos señores…

*EDAD DEL PAVO: En mi caso particular la edad del pavo constó de dos fases: de los 17 a los 19 que perdí un poco el interés por los estudios y de los 20 a los 23 que solo quería salir de fiesta y hacerlo tó carbón. Fue empezar a trabajar a los 24 y el peso de la vida cayó sobre mí.

¿Buena educación? ¿Ausencia del gen del vicio? ¿Los anuncios de drogas no? Pues no sé, pero sí que recuerdo aquel anuncio en el que a un tío se le metía un gusano por la nariz. Cosa que me llevo a preguntar a mi peire la gracia que le encontraban a meterse un gusano por la nariz. Tierna infancia… ¡Bendita inocencia!

¡Dios que puto asco! ¿Quien quiere saber lo que es la droga después de ver esto?

“Si no bebes, ni fumas, ni follas… ¿pa que vives gilipollas?” ¡Y me tuve que conformar con beber para que mi vida tuviera algo de sentido!

fumas bebes follas

¡Qué grande es el nuevo refranero español y que razón tiene!

Conforme me iba haciendo mayor, evaluando toda la mierda que podía meter en mi cuerpo, el beber ya no parecía tan malo. Ya era hora de apuntar un vicio en mi curriculum con el que perder algo de salud. ¡Que al paso que iba hubiera vivido 120 años! Y con quien coño hubiera jugado yo al Dominó 3D si todos mis colegas morirían 40 o 50 años antes.

domino_viejos

Mi vida estará incompleta sin esta escena. “CIERROOO!!!”

¿Y por qué digo que mi hígado era “prácticamente” virgen? Pues porque la sociedad me tendía trampas: Amigos que le echan ginebra a tu fanta en cuanto te descuidas, celebraciones en las que te obligan a brindar con alcohol (y no había escapatoria, el sorbillo había que darlo), camareros que intentan hacer hombres a críos de 16 años con tapones de jack daniels que hacían echar fuego por la boca y humo por las orejas, amigas borrachas que te ofrecen tragos de alcohol del cubalitro que sujetan ante sus generosos pechos, cenas de amigos en la que te jalean hasta que te bebes el tapón de tequila (el primero, el segundo, el tercero, el cuarto… y el quinto ya podéis jalear lo que queráis que me están entrando los sudores de la muerte!!!).

Cerveza Y Tetas

¿Le vas a decir que no?

Si incluso tu padre tenía una botella de coñac guardada desde que naciste para echar un trago contigo cuando cumplieras los 18. ¿No le vas a echar un trago a ese veneno que tu querido padre lleva guardando casi 2 décadas, aunque cuando abra la botella salga humo con forma de calavera!?

“Hijo, hoy vas a dejar de ser un niño.”

Pero basta de explicar el “por qué” del fin de la abstinencia, vamos al “como” que resulta más divertido y menos moralizante.

Una vez sopesada la idea de que iba a empezar a beber, ¿qué mejor sitio para empezar que en tu propia casa?, ¡con tus amigos!

Y no en una lúgubre habitación sin ventanas. Con una vela que ilumina tétricamente el lugar. Con una silla y una mesa como único mobiliario. Con una botella de ginebra sheriton y una carta de arrepentimiento encima. ¡Y es que hay gente que aún se cree esta versión cuando cuento como empecé a beber!

Habitacion_lugubre

Solo falta la botella de sheriton en la mesa.

Mi casa siempre había sido el coño de la Bernarda de las bebidas alcohólicas. Se daban factores propicios para ello. Yo no bebía y mis padres me creían cuando les decía que no bebía. Resultado de años de escrupulosa sinceridad y ausencia de liadas por mi parte.

Así que, aunque sorprendidos por la cantidad de alcohol que llegaba a acumular mi habitación, nunca se preocuparon de que mi cuarto fuera el almacén de mis amigos para los botelleos, incluso de botelleos a los que yo ni iba. ¡Pero si hasta mi padre nos llevó las bebidas a un botelleo al ver la cantidad de bolsas que teníamos que transportar! (Históricas las caras de mis amigos cuando vieron a mi padre ayudándome a sacar las botellas del maletero al llegar)

Ya os expliqué porque es botelleo y no botellón… No me hagáis repetirlo!

botellon_literal

Y esto es lo que es exactamente un botellón. Ni más ni menos.

Teníamos el lugar, teníamos la confianza y lo que es mejor, teníamos la ausencia de autoridad. Porque al ser nochebuena mis padres estaban aún en casa de mi abuela. Y a dios gracias, porque hubiera estado feo salir del sótano de casa con tu primera chispera mientras padres y familiares cantaban villancicos en el salón.

En fin, grupo selecto de amigos (que no es cuestión de quemar la casa) en lo que llego a ser una minitradición de 2 o 3 años. ¡El botelleo navideño en el bajo del UNHAPPY!

papa-noel-borracho-feliz-navidad

De esas tradiciones que no deberían perderse nunca.

¡ANDA! ¡Fíjate! Revisionando el vídeo (por aquellos entonces flipaba con la handycam de mis padres y lo grababa todo) de tan histórica ocasión, resulta que la tradición comenzó por accidente. Diez años de alcohol han acabado poco a poco con mi memoria… Parece ser que acabamos en el bajo de mi casa porque la madre de The Gentleman (Reina Madre) nos hizo la pirula de una forma que no recuerdo y no pudimos hacer el botelleo en el extinto bar “Los Juncos” (especialidad en “retelos”) de los hermanos G.G (ge, punto ge… los James Bonds de los orgasmos. ¡Ay dios que gracioso soy!).  Badabumtesss.

reina_madre_party_hard

Reina Madre = Party Hard

Raudo y veloz propuse el bajo de mi casa que pillaba a 2 minutos y reunía las cualidades ya expuestas.

Y allí nos plantamos para comenzar el botelleo. Entre planchas, máquinas de coser, colchones colgados, etc… Sin avisar, el sótano de mi casa presenta este aspecto, ¡es lo que hay!

Mi virginidad alcohólica me impedía saber cuáles eran mis gustos etílicos, así que era cuestión de ir probando con lo que había esa noche. A ver: tenemos Bombay, Brugal, Ballantine’s y vino. Ya podría haber empezado a beber alcohol con un poco de calimocho, por empezar por algo flojico como la gente normal. Pero no, a mí no me gusta la cocacola, yo soy de fanta y si un día decido suicidarme también le echare fanta al cianuro.

Unhappy

Con lo que queráis, pero siempre fanta.

Y ya que estamos con la fanta…

Amigo camarero: Cuando pido fanta, quiero fanta. Ni Kas, ni Schweppes, ni hacendado, ni tang naranja. No es igual, no es lo mismo, las separa un abismo. Así que no me vengáis con mierdas y si no tenéis fanta me lo decís y decido si quiero una mierda de las otras o una saludable agua mineral del tiempo.

Y ya que estoy encendio… (Ahora es cuando me arranco la camiseta y tengo el logo de fanta naranja tatuado en el pecho)

hora_aventuras_finn_pijama

Fanta Naranjaaaaa!!!

Si pido una fanta se entiende que es de naranja, porque es la que mola, la que corta la pana, la que reparte el bacalao. No me vengáis con una mierda de fanta de limón que tiene aún menos porcentaje de zumo que la de naranja, (6% frente a 8%). Y todavía ponen orgullosos en la etiqueta que hay dos limones por cada botella de dos litros. ¡Por el amor de Dios! Si yo le hecho más limón al arroz con conejo de mi madre. Y dejaos de experimentos de fanta sin azúcar  fanta sin burbujas y fanta sin fanta. ¡Queremos que la fanta engorde y nos hinche de gases! (como una colonoscopia oiga!) Y queremos sabores extraños!!! Melón, sandía, manzana, piña, fresa, mandarina…

dos_naranjas_fanta

Dos naranjazas y media, eso ya es otra cosa!!!

Esas mierdas sí que molaban. Volved a eso y triunfareis como la coca-cola. ¿Qué es la misma compañía? Si, da igual. Solo es una forma de hablar. No me hagáis caso…

¡Ya me he desahogao! ¿Por dónde iba? ¡Ah sí!

Descartado el vino, proseguimos. “Bombay dri gyn” leo. Me comunican que lo que tengo entre manos es ginebra.

ginebras

Y desde entonces mis mejores amigas.

Vamos allá, la botella me ha gustao y me comentan que la ginebra no se nota demasiado al paladar. Pos venga, un pequeño chorro para la humanidad y un gran cubata para mí. Tapamos el primer cubito, echamos la fanta y a probar a que sabe esto. Mmmmm… “No me explico cómo la gente se gasta 5€ en esto si la fanta sola sabe casi igual”. (¡Qué tiempos aquellos en los que el cubata era a 5€ en los locales más caros y selectos!)

Estas fueron mis palabras textuales, luego descubriría que las bondades del alcohol no aparecen al primer trago y que echándose un cubata de hombre sí que se nota la diferencia con un vaso de fanta sola, tanto que te pueden dar arcás.

vomito_concurso_perritos

¡Aquí no se desperdicia ná!

No sé cuánto tardaría en beberme ese cubata, pero seguro que más de lo que tardo ahora. A su finalización exclamaba feliz que eso del alcohol no hacia efecto en mí, que lo de las borracheras era un mito, que yo era el elegido. ¡Cuán grande era mi desconocimiento sobre el alcohol en ese momento!

¡Vamos a por el segundo! La ginebra ha pasado el visto bueno, pero tampoco es cuestión de estancarse en la primera bebida que pruebas.  ¡Hay un mundo de posibilidades etílicas esperándome!

Pinto, pinto, gorgorito… Esto mismo. “Ballantines” pero así pronunciado, nada de “Balantains”.

unhappy_ballantines

Sonrío, porque aun no lo había probado.

A ver, ¿esto qué es? ¡Whisky! Vamos allá. Uyyy, lo huelo y ya no me gusta, pero vamos a darle una oportunidad que tampoco me gustaba como olía el roquefort y ahora soy un quesofilo empedernido.

Esta vez el chorro me ha salido un poco más largo, de un cubito y medio casi. “¿Esto es un cubata normal?” -“¡Si, tu bebetelo!” OK, pa dentro.

Mmmmm… “¡Dios que malo esta esto!” también palabras textuales. Y en ese momento descubrí que no me gustaba el whisky y que no volvería a beberlo (salvo en casos de extrema necesidad, que en tiempos de guerra cualquier agujero es trinchera). Pero me terminé el cubata. ¡Con dos cojones!

Criptonita alcoholica

Y desde entonces mis peores enemigas.

Y si no recuerdo mal, que puede ser perfectamente, no bebí nada más durante el botelleo. ¡Si señor! Mi primer botelleo constó de 2 cubatas e incluso mezclé. ¡Todo un hombre! Pero no hizo falta más para sentirme por primera vez borracho, contentillo, chispao, alegre, mareauzo o como queráis llamarlo.

Ojos entornados, risilla tonta, palabras que se traban, visión borrosa. La ínfima cantidad de alcohol ingerida ya hacia mella en mí.

efectos_alcohol

Quédate con lo bueno.

El botelleo se acaba, recogemos levemente y pa la calle. Misión cumplida, me he podido chispar por primera vez, en mi casa y sin que mis padres se enteren. Bajamos la calle, torcemos la esquina y… ¡Alarma! ¡Alarma! ¡Mis padres suben con el coche! ¡Activando modo persona*! PERSON MODE: ON

*MODO PERSONA: Dícese de la simulación de sobriedad por parte del individuo ebrio cuando la situación lo requiere. Un ejemplo: “Volvía yo a mi casa una mañana como una cuba dándome contra las paredes cuando vi a mi madre en la cocina tomando la leche y tuve que ponerme en modo persona para que no se diera cuenta de que iba perdio.” Del dominio y la velocidad para activar el modo persona dependerá que salgas airoso de muchas situaciones y de que tu familia te siga queriendo.

Y cuando llegó a casa le dio los buenos días a su madre y se acostó. Success.

¡Ayyy Dios! Quien me diría que tendría que aprender a activar el modo persona en mi primer escarceo alcohólico. Más tieso que una vela intento comunicarme mentalmente con mis colegas. “Amplia sonrisa… Saludamos… Y no dejamos de caminar…” Pero la sutileza no es el fuerte de mis amigos.

No solo no intuyen el cómo actuar ante la crisis, si no que la acrecientan. Mientras mis padres aminoran levemente la marcha y bajan la ventanilla para soltar el típico “llevar cuidao!” de toda la vida, mis amigos ya interceptan la trayectoria del coche saltando en medio de la calle. No se ha detenido totalmente el vehículo cuando The Gentlemen mete la cabeza por la ventanilla y le grita a mi madre: “¡FELIZ NAVIDAAAAAÁ!”.

Y esto es aproximadamente lo que vio mi madre a escasos centímetros de su cara.

Menos mal que mí meire es tipa dura, si no, se hubiera llevado el susto de su vida ante la prominencia de tal mandíbula a un palmo de su cara. Mientras el elenco de borrachos que tengo por amigos felicitan las fiestas a mis padres, yo me mantengo en segundo plano guardando la compostura que me queda, esperando que la nube de energúmenos que han abordado el coche cual piratas del caribe se disperse para explicar levemente que hemos hecho el botelleo en casa y que ya nos vamos para Murcia. “¿Cuantos sois? ¿Queréis que os lleve?” Ofrece mi padre. “¡NO! No… no hace falta” Le digo mientras los empujo para que se alejen del coche y no se hagan ilusiones.

Era lo que me faltaba, ir para Murcia chispao con mis amigos soltándole barbaridades a mi padre. “Eeeh, ¿te acuerdas del hijo ese que tenías que no bebía y del que te sentías orgulloso… ¡Pues empieza a avergonzarte!”

hijo cerveza padre

Seguro que mi padre hubiera sabido sacar provecho a mi reciente afición alcohólica.

El coche se aleja, crisis superada. Ya puedo volver al estado borrachín amateur. PERSON MODE: OFF. Enfilamos largo camino hasta la parada de taxis.

Joder, entre el frío y el alcohol tengo la cara como dormida. ¿Esto también es normal? Me la toco extrañado, que sensación más rara. Pero para rara de cojones es la sensación al andar, voy como flotando. Bautizo la sensación al instante “¡Voy walking on the moon!” Exclamo a mis amigos, que ya no me hacen caso porque he superado la media de tonterías que solía decir en sobriedad. Llegamos a la parada, cogemos un taxi y pa Murcia.

jake_flipando

¡Que ilusión, voy borracho!

¡Y no me dormí en el viaje! Y mira que me gusta a mí dormirme en taxis y otros medios de transporte, pero aún no había desarrollado esa patología… (próximamente…)

Llegamos al ZigZag y para la cola de Universal. ¡Oh gloriosa época! 150.000 personas haciendo cola, como siempre. Pero hoy no tienes prisa, ni temes el que no te dejen entrar los porteros. He aquí el descubrimiento de unas de las bondades del alcohol: te da todo un poco igual.

Además, hoy te sientes especialmente guapo. Con tu camisica elegante, tu perilla de George Michael y ese pelazo que tenías hace 10 años. Todo ello aderezado con tu gorro de papa noel, ¡que es navidad coño!

Adentro… al agobio, al calor, al humo (aunque ya me había acostumbrado, gran triunfo lo de la ley antitabaco. Ahora a por la ley antisobaco!!!), a la falta de oxígeno. Todo lo que hubiera hecho que te pasaras la mitad de la noche en el patio de la disco alejado del gentío intentando respirar… ¡hoy te importa un huevo!

anti_sobaco

Y lo fácil que es ahora detectar a l@s marran@s!?!?

Que me pisas, soy yo el que te pide perdón. Que me tiras medio cubata por el brazo, pos me chupo la manga. Que me pegas un codazo en el pecho, te doy un abrazo!!! ¡He descubierto la felicidad artificial!

Nos adentramos en Sala Universal para llegar a nuestra zona, esa zona en la que te acostumbras a estar en una disco y es como tu casa.

“Oye, que me has tirao el cubata!”

“No no! Perdona! Esta es mi zona, esto es casa” “¡Búscate una zona!”

Por el camino se nos cruza una jaca*, cuando pasa por mi lado le guiño un ojo y le felicito la navidad, ella sonríe. ¡Pero bueno! ¿Que ha sido eso? ¡Pero si tengo chispa! La de cosas que estoy descubriendo esta noche.

tyson_perturbador

Siiii nena!

*JACA: Mujer de gran belleza y mejor físico, que por su escasez en algunos ámbitos, provoca gran admiración entre el género masculino y envidia entre el femenino. Sinónimos: yegua, reina, princesa, diosa, mujerona, disparate… Si los senos de la señorita en cuestión destacan sobremanera sobre el resto de su belleza se admitirá como sinónimo de los anteriores el adjetivo “lechera”. Un ejemplo: “¡Mira que jaca! Esa es lechera… Va cargá.”

tetas_lechera_carga

“¡Mira papa es lechera!”

Llegamos a la zona, pero con las manos vacías, error. Vamos pa la barra que llevaremos más de una hora sin beber. ¡Ay va que disparate! Saco mí consumición del bolsillo con ilusión. Va a ser la primera consumición que no malgaste. Mis consumiciones solían acabar de adorno en la cartera, canjeadas por un refresco o en el mejor de los casos alguno de mis amigos me compraba una fanta naranja (en ese momento mi colega se convertía en un pagafantas) y él se quedaba con la consumición para fines etílicos. ¡Dios! Que rabia me daba que después de que me follaran un dineral por entrar, no hiciera el máximo gasto posible con mi consumición. Era el puto cliente perfecto, salía barato y no ocasionaba los típicos problemas que causa un borracho (vómitos, peleas, destrozos, marranerías varias…[orín descontrolado]).

pagafantas

La mayoría de mis amigos se vieron obligados alguna vez a ser unos “pagafantas”.

Por eso para mí era una fiesta ir al ¡Viva Murcia!, por que podías cambiar tu consumición por un bocadillo. ¡Viva Murcia! ¡Viva el fondonismo!

Bueno colega, toma mi consumición.

“Pídeme un… ¡Mierda! ¿Cómo era…? Eso transparente que sí que me gustó”.

-“¡Bombay! ¡Infeliz!”

“Si, eso. Pídeme un Bombay con naranja”.

Ya nunca se me olvidaría el nombre. Uy, parece que me han echao un poco de más, el vaso ya está lleno y me queda más de la mitad de la fanta. Hay que rebajarlo, me comentan. Pues a rebajar se ha dicho. “¡Buahhh!” ¡Fuego! ¡Ardo! ¡Esto no se parece en nada a lo que bebí en mi casa! (Efectivamente, aquella noche también descubrí lo que era el garrafón)

ardor_estomago

Mi estomago no ha vuelto a ser feliz desde entonces.

¡¿¡Se supone que esto es un cubata de hombre!?! ¡Pues no voy a ser un hombre en mi vida! Hago de tripas corazón, rebajo el brebaje y vuelta a la zona con mi primer cubata de barra.

(En realidad años después llegué a ser un “SuperHuman” y un *rebajador de cubatas acreditado)

*REBAJADOR DE CUBATAS: Dicese del colega o conocido que bebe como una esponja y no le importan beberse los insufribles primeros tragos de un cubata bien cargado para que a la persona que le resulta desagradable pueda echar mas refresco a su copa.

Y ya no recuerdo nada más de tan histórica noche. Y no puedo quejarme, que de estos hechos hace ya 10 largos años.

eso_es_todo_amigos

¡Eso es todo amigos!

Posiblemente viviera algo más, digno de comentar, como algún que otro feliz navidad a cualquier moza que pasara o que volvimos en autobús y comenzamos la tradición de vueltas en bus en nochebuena y nochevieja (tradición consumada durante los siguientes años y tristemente rota tras 2007). Pero sería mentir, porque no me acuerdo. Porque una cosa es adornar y otra inventar vilmente.

Hasta aquí llega el relato de como comencé a beber, podría haber contado el relato de como conocí a Sheriton o el de como conocí a vuestra (puta) madre, ¡Ah no, que eso ya lo está contando otro!

robin_vengadores

Hay que ver lo que ha mutado esta serie…

Pero estos relatos ya los iré colando en otros capítulos. Además el mundo se merecía saber cómo comenzó la leyenda del abstemio arrepentido.

Pero no puedo cerrar este capítulo sin recordar mi última anécdota de sobria abstinencia. Días después de mi estreno con el alcohol acudimos todos felizmente a celebrar la nochevieja a la disco con barra libre para la que me había entrenado (Carpe Diem). A mitad de la noche, después de beber todo tipo de alcoholes, acudo a una barra dispuesto a pedirme otro cubata de lo que fuese, cuando antes de hablar la camarera me dice: “Una fanta de naranja, ¿no?”

tomar_fanta

Me mandaban a tomar fanta… y yo con gusto!

La chica me conocía de algún pub de mi pueblo y sabía que siempre pedía fanta. Una lagrimilla me callo por la mejilla, aquel niño al que esa chica ofrecía fanta había muerto para siempre. Pero me hizo tanta ilusión que asentí y me llevé la fanta aun sabiendo que esa noche los refrescos sabían extrañamente a jabón (eran refrescos de grifo).

Y hoy día aún siguen quedando vestigios de aquel abstemio bebefantas: Los viernes cuando acudía al bar por excelencia de mi pueblo (La higuera), la dueña (Cari) siempre me preguntaba cuando me acercaba a la barra: “Una fanta de naranja, ¿no?” Y me hacia una ilusión del copón pensar que en lo más profundo de mi maltrecho hígado sigue habiendo un abstemio empedernido. Los viernes solo bebo fanta en homenaje al abstemio que una vez fui.

emoticono_animado_llorando

Si señor, bravo!

En realidad los viernes no suelo beber porque no me apetece, pero como nadie me cree pues digo lo de la fanta, que queda más bonico.

Anda que no ha llovido en estos 10 años… no ha parado de llover

PD1: Una década después del arrepentimiento todavía hay gente por ahí que aún no sabe de la ruptura de la abstinencia y se sorprenden al verme aparecer en un botelleo con mi botella de ginebra Sheriton bajo el brazo. Incluso gente de mi familia se sigue asustando si me ven echarme una caña en un evento familiar. ¡Vivieron las aventuras del abstemio y se están perdiendo las del arrepentido!

Solían ser los mismos que me preguntaban porque llevaba el pelo tan largo en la época que acepte que me estaba quedando calvo y suspendí por 4 años mi costumbre de raparme en los veranos. Gente desactualizada.

PD2: Consejos para la crisis. La solución para ahorrar no es dejar de salir y beber. ¡NO! El secreto es el alcohol económico y los botelleos en campos y pisos de colegas. En Mercadona pueden encontrar la ginebra sheriton a 4,05 € aprox.  Amén de otras bebidas alcohólicas a bajo costo de marcas desconocidas que están deseando saltar a la fama. ¡Usted puede apadrinar una marca desconocida comprando una botella al mes! Yo ya lo he hecho y no parare hasta que el señor sheriton me adopte como hijo.

garrafa_vodka

No seas tan barato payo!!!

PD3: Iba a finalizar la entrada con las capturas de vídeo de tan gloriosa ocasión. Pero esas imágenes me estaban llevando a la perdición… ¡Ya os lo explicaré!

PD4: Este post ha sido por fin y gracias a una operación de rodilla que me ha regalado tiempo para escribir. Y no os quejéis por que podría haberme explayado con otra trilogía sobre la “Meniscectomia Artroscopica“. Y he tenido material para ello!!! Pero me parecía excesivo, que esto ya parecía el blog de “Saber vivir”.

Publicado en Diario del Abstemio Arrepentido | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

GASTRO & COLONO (Internal Intrusion)

GASTRO & COLONO (Internal Intrusion)

“Y me pusieron en una camilla y me introdujeron humillantes sondas… y… así fue mi examen medico”. Homer Simpson (Expediente Springfield)

+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+

Tercera y última entrega de la trilogía “GASTRO & COLONO”. Internal Intrusion.

Del creador de “GASTRO & COLONO – Prologue” (1ª Parte)…
Del productor de “GASTRO & COLONO – Definitions” (2ª Parte)…

Llega la resolución final de una historia verdadera… la intrusión interna…

+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+

Tras el descalabro de todos mis planes para mi vigésimo séptimo aniversario, al fin llega el día G&C. Todo estaba preparado para la intrusión interna.

Marca registrada

El día definitivo.

Había seguido a rajatabla la dieta especial baja en residuos, que aunque no muy restrictiva, no dejaba de resultar puñetera. Tenía el intestino grueso a punto de caramelo para ser limpiado a conciencia. Había avisado en el curro de que ese día no podría ir a trabajar, evidentemente solo un Jackass iría a trabajar tras tomarse un potente laxante. Y tenía a Madre & Hermana siempre alerta para lo que necesitara.

¡Todo correcto! ¡Disfrutemos de la calma antes de la tempestad! Y, ¿porque no?, ya que no tenemos que ir a trabajar y la prueba es por la tarde aprovechemos para dormir hasta que nos cruja el rabo…

No… no… disculpe, esto no funciona así… El laxante que le dejará el intestino grueso como los chorros del oro no funciona tan rápido como en las películas. CITRAFLEET: “Picosulfato sódico, oxido de magnesio ligero, ácido citrico anhidro”. ¡Lo que el cuerpo necesita! Por lo menos no es un supositorio Rovi. Que con lo que ha avanzado la ciencia parece mentira que aun existan medicamentos que se administren vía anal.

Los polvos mágicos.

¡Que comience la fiesta!

A las 8 en punto en pie para la primera toma. Que debe ir acompañada por litro y medio de agua durante las siguientes 4 horas. El sobre es grande, pero se presenta amigable. Los polvos huelen bien, incluso resultan apetecibles. Pero al mezclarnos con el agua, la combinación se calienta como si la hubiéramos metido al microondas. Esto acojona, recuerda a cuando intentan envenenar a James Bond peli si, peli también y la copa termina derritiéndose por la acción del brebaje.

Repaso el prospecto… Vale, es normal. Pero le voy a poner un par de cubitos y una pajita a modo de cocktail, pa que entre mejor.

¡Me voy a cagar vivo con esta mierda!

"Pongame un CitraFleet con Vodka. Mezclado, no agitado"

Y como tengo que beber agua constantemente y me da miedo cagarme encima, descarto volver a acostarme. Me recuesto en la cama y me dispongo a reconciliarme con la abandonada programación televisiva (¡Qué bien ha venido internet para ver solo lo que quieres cuando quieres!). Enchufo la tele: noticias, basura, corazón, noticias, basura, basura, teletienda, noticias… ¡Grandísima mierda!

Hondanadas de basura

Lejos quedan los tiempos de la lucha libre y humor amarillo.

Tenía que haber enchufado de primeras la Play sin dudarlo. La Wii quedaba descartada, porque exige movimiento y se me podría escapar el punto.

Ahí me quedo, tirao en la cama. Bien agustico y dándome un trago de agua entre carrera y carrera del Motorstorm Apocalypse.

Pasan un par de horas y, si bien aparecen importantes retortijones, aun no tengo ganas de evacuar. Seria por la horizontalidad, porque al incorporarme un poco y padecer el padre de todos los retortijones se activan las alarmas de mis esfínteres y pongo pies en polvorosa hacia el wc.

¡Bienvenidos al primer festival de la deposición liquida! (Evento patrocinado por Laxantes Citrafleet)

“Aaaayyyyysss” (leer en forma de suspiro) ¡Pos me quedao a gusto! Ahora tengo que estar alerta, que el prospecto es claro, una vez que se abre la caja de pandora… ¡Cuando haces pop ya no hay stop!

Llega mi cuñao y se une al juego. No al propuesto por Citrafleet, sino al de la Play. Se muestra comprensivo cuando hay que pausar la carrera para que yo me pegue otra hasta el aseo.
Para cuando llegan las 12 del mediodía y tengo que tomarme el segundo sobre de laxante, me resulta increíble pensar que queda algo dentro de mí que limpiar.

El prospecto no exageraba… ¡Estoy meando por el culo! Cito textualmente la frase del prospecto: “Prepárese a esperar deposiciones líquidas o blandas y frecuentes en cualquier momento después de tomar una dosis de CitraFleet. Esto es normal y muestra que el medicamento está funcionando. Sería práctico asegurarse de que tenga acceso a un baño hasta que los efectos hayan pasado.”

La fiesta del excremento!!!

Este pobre chavalin no hizo caso al prospecto.

Este ingenio de satán ha arrasado hasta con los chicles que me tragaba cuando era pequeño para que no me pillara la profesora en clase y que permanecían desde hace décadas pegados en mi colon.

Llega la hora. Estoy preparado. Mis entrañas no habían estado tan vacías desde que mi padre me tuvo un día entero sin comer esperando a que me decidiera a comerme el plato de potaje.

Reviso mis calzoncillos, le beso la calva a mi padre y me cuadro ante mi guardia pretoriana. “Madre, Hermana… podemos irnos”.

¡Siempre alerta!

¡Nunca caminaras solo!

Salimos de casa y me escoltan hacia el coche. Aunque me cagara en el último momento… mmm, no, expresión inadecuada en este contexto. Aunque me acojonara en el último momento e intentara huir, la guardia no lo permitiría.

Hace buena tarde. Camino al hospital el sol acaricia mi cara. Siento una extraña sensación de tranquilidad y paz interior.
Es momento de reflexión. De hacer balance de tu paso por el mundo. De las cosas que has hecho, de las que te han faltado por hacer.
Tú vida pasa ante tus ojos cuando enfilas la milla verde… Apoyo la cabeza en mi mano, se cierran mis ojos. El tiempo se acaba… este es el final amigo…
Es hora de morir

“Estas muy callao. ¿Te pasa algo?” Pregunta preocupada mi hermana ante mi profundo estado de aflicción.

“WWAAAAOOOHH” (Bostezo épico) “¡Cooopon que sueño! ¡Me estoy quedando torrao!”

¡VENGAAAA!
¡Que solo me van a hacer unas pruebas de mierda! ¿Cómo voy a estar así de afligido? Si una de las veces que me operaron hice una porra en clase para ver cuantas grapas me ponían.
Ni un pensamiento negativo innecesario. Si alguien se retrasa no ha tenido un accidente de coche, ha parado a comprar miguelitos. Si no te ha llamado no es porque pase de ti, se ha quedado sin batería. Y si te duele la barriga no tienes cáncer de colón, solo son gases. ¡Tírate un peo! (autentico consejo de la abuela)
¡Pensamiento positivo hasta que se demuestre lo contrario!

De lo que va todo esto.

Porque es demasiado fácil ser pesimista.

Llegamos al hospital, Morales Meseguer. Bombardeo de recuerdos. Familiares ingresados, accidentes de coche, operaciones, falsas neumonías, huesos rotos, mordiscos de animales exóticos… y siempre un denominador común. Espera, mucha espera. Hasta 5 o 6 horas sin ton ni son. Ver crecer la barba de tu padre entre sala y sala de espera no tenía precio. Así que me pongo en lo peor, puede que llegue a los 30 saltando entre salas de espera.

A mí, que solo me quedaba en mi lista de cosas que hacer antes de los 30 que me dieran por culo, porque lo de montar en globo ya lo hice con 16 o 17 años. En fin, hay cosas que no se deberían hacer ni una vez en la vida… Como se suele decir: “Por el culo ni el bigote de una gamba!!!”.

Y así es como reacciona un hombre cuando le tientan el culo.

Entramos al edificio, 7º piso. Si intento escapar por la ventana, muerte segura. La planta es enorme. No tenemos ni idea de donde es nuestra consulta.
No hay indicaciones, solo un cartel en el que pone: “Espere a ser avisado”.
La Sala de espera parece el andén de un metro abandonado de lo vieja, sucia y fea que está. Como es costumbre, repleta de gente que tiene que estar hecha polvo a tenor de sus caras. Van llamando al personal por un altavoz cascado del que no sale sonido entendible. Es como jugar al bingo en una residencia de ancianos. Suena el cacharro y la sala se congela. Deja de sonar el cacharro y todos empiezan a preguntarse entre sí que nombre han dicho. Así a intervalos de 5 minutos durante dos o tres veces. De borregos…

“¡Esto es ruina!” Suelto al aire. Nos levantamos y buscamos nuestra puerta.

Parece esta, aquí tiene pinta de que juegan al teto con tubos de plástico. Llamamos. ¿Contraseña? Gastro & Colono. Podéis pasar.
Le doy el informe a la señorita que hay tras la puerta.

“Gastroscopia yyy… colonoscopia…”. Asiente y me mira con esa cara traviesa del que da una noticia que le parece desagradable pero cómica.

Bueno, yo creo que ya está bien, ¿no? Ni que tuviera un botón ahí dentro que si lo tocan me reseteo, me autodestruyo o me vuelvo gay!!!

Aquí estaba el problema, estaba puesto en gay.

Algun@s piensan que este botón está en el culo.

Un poco de seriedad por favor…

Varias personas trafican con mis papeles hasta que sale otra señora que me comunica que no era el primero de la lista pero como ha fallado pueden empezar conmigo. –“Has tenido suerte. ¡Vas a ser el primero!”

¿Suerte? ¿Suerte porque? ¿Porque el primero pilla los tubos limpios? ¿Porque le cantáis una nana mientras lo penetráis? ¿Porque el medico aún no está borracho a primera hora? ¡Suerte al que le tocaba antes que a mí y ha conseguido escapar! Yo solo soy un pobre desgraciado con una anemia inexplicable que me ha traído hasta aquí. Me despido de madre y hermana y paso a la sala de torturas.

Sala de intrusiones...

Imagen que se había formado en mi mente.

Esto no es lo que me esperaba… No pretendía la estancia limpia y antiséptica de un quirófano pero tampoco casi un trastero…
Carpetas, archivadores y cajas se amontonan por la habitación. Solo en una esquina se pueden ver los aparetejos, monitores y camillas típicas.

Me dan una bata y me señalan una cortinilla de ducha que esconde una silla de colegio en una esquina. Lo más chapucero y cochambroso desde los probadores que improvisan los puestos de ropa del mercao.

Puro lujo.

Más sofisticado que El corte ingles.

“Quítate la ropa, zapatos, anillos, pulseras, relojes y te pones la bata. Puedes dejarte la camiseta si quieres.” Ehhh… ¡Has olvidado decir por favor!

¡Detallazo! ¿Me va a dar vergüenza enseñar las tetillas después de dejar al aire mi culo peluo?

Cosas que pasan en el barrio...

Salido de mi mente enferma hace mas de 10 años

Pero si, lo agradezco, me la voy a dejar. Que es mi camiseta nueva de Bender y mola mucho. Llego a este punto como “Bender el que ofende”, espero no salir de aquí como “Indefinido Bender”.

Me recuesto en la camilla y comienzan a prepararme para las pruebas. Me ponen una vía para el sedante y una pinza en el dedo para el ritmo cardiaco. ¡Será por si realmente encuentran el botón de reset y entro en parada!

Tres personas pululan a mí alrededor enchufando monitores, comprobando aparatos, preparando herramientas… Como otras tantas veces vuelvo a ser un trozo de carne al que van a tratar. El trato impersonal es habitual. No deja de ser su trabajo. El mecánico tampoco le habla al coche, ni le da ánimos mientras comprueba porque falla el motor. En unos minutos los tres desaparecen y me dejan solo en la habitación. Hago un repaso 360º de la sala analizando el instrumental presente. Los monitores son philips… ¿qué botón habrá que tocar para ver teledeporte?… Observo el que marca mis constantes vitales.

¡Pues estoy tranquilo! Tengo el pulso de un muerto. La vida me ha endurecido, ya ni siento ni padezco.

Cables, mas cables… ¡Un carro de paradas! Lo había dicho en broma, pero se ve que una parada cardiorrespiratoria sí que es posible. Bah, posible pero improbable.
Sigo el barrido… y ahí está. En esa bandeja junto a la pared. Mi archienemigo, el colonoscopio. ¡Ganaras esta batalla pero no la guerra!

Instrumento de Satan.

¡Ahí estás maldito!

Vuelve a entrar el sequito de enfermeros. Parece que ahora sí que sí. ¿Quién de estos será la mano ejecutora? ¡Pues ninguno!

Cuando ya no queda nada que preparar y solo falta la estocada, aparece el médico especialista como el que no quiere la cosa. Como si llegara corriendo de apurar el café en la cantina.

El medico entra para rematar la faena.

La mano ejecutora entra en escena para dar la estocada.

“Venga va. ¿Que tenemos aquí? ¡Gastro y Colono! ¡Perfecto! Vamos a ello.” Verborrea contento mientras cuca los ojos para echar un vistazo al informe.

Se va y vuelve en menos de un minuto ya con la bata de médico, unos guantes de látex y las gafas puestas. ¡Esto es otra cosa! ¡Ahora sí que parece un medico!
Me colocan de lado sobre mi costado izquierdo (tiene que ser el izquierdo y aún no he descubierto porque).

-“Bueno UNHAPPY. ¿Qué tal? Primero te sedaremos. Después te echaremos un anestésico en espray en la garganta para que no te den nauseas. Te daremos esta cánula (me la enseña) para que la muerdas. Y luego empezaremos con las pruebas. ¿Ok?”

Disfruta viendote por dentro.

Menos mal que no se parecía a este, que parece que lo han pillado viendo porno.

Asiento con la cabeza. Así da gusto. Trato humano, tono amigable, le da un aire a santa claus… ¡Este tío, es colega! Me va a dar por culo… ¡Pero es colega!

Enchufan una jeringuilla, que parece de broma de lo grande que es, en la vía que me habían tomado en el brazo y me pegan el chutazo. ¡Que fresquito!
Espero que no me estéis estafando con un placebo de esos que solo te lo ponen para tranquilizarte y luego no te…. ahhhh, esta mierda es buena…

El placer de los dioses

En menos de cinco segundos estoy flotando. Si no hubiera visto la jeringuilla juraría que me han metido media botella de ginebra en vena. Que borrachera más rica. Tenéis que comercializar esta mierda. Me hubiera venido de perlas para evitar esos botelleos a la intemperie con frio polar o esos otros en el que te pasabas más tiempo corriendo delante de la policía que bebiendo. Ahora me da igual lo que me hagan, como si me tiran por la ventana.

Droja fina

¡Es un momento de felicidad!

A continuación me ponen el espray anestésico en la garganta.
“Muerde esto y traga cuando te digamos.” Me comenta el medico mientras me mete la cánula en la boca y coge el gastroscopio.

Un momento… Mi sentido del humor no ha dejado de funcionar con el chutazo y eso ha sonado fatal. ¿Qué muerda? ¿Qué trague? ¿No me habrá dado popper doctor…

Parpadeo y para cuando me doy cuenta ya estoy viendo mi esófago en el monitor. La droga ha funcionado de puta madre. El tubo del gastroscopio ha entrado destrangis.
Ni me he enterado, ni me molesta más allá de sentir algo pasar por la garganta.

¡¿¡Y to eso es mío?!? Me pregunto flipado por las drogas mientras veo en el monitor la progresión del tubo. Es como ver por dentro un globo a medio inflar de esos alargados que utilizan para hacer figuritas. O eso, o un condón con estrías.

Entre lo nublado que estoy y mis nulos conocimientos de fisionomía intradigestiva no tengo ni idea de por dónde va el tubo. Yo lo veo todo de puta madre. Rosa, con apariencia viscosa y bien limpito. Como debe ser. La droga me ha hecho perder la noción del tiempo, ya no se cuánto tiempo llevan dentro de mí.
Lo que tengo es sueño. Como tarden mucho lo que voy a necesitar es que apaguen las luces, una manta y una almohada.

De repente la imagen se acelera marcha atrás hasta que se hace la luz y veo mi cara de empanao/drogao en el monitor. Ale, gastroscopia finalizada.

“Ya hemos terminado con la gastroscopia, ¿Cómo te encuentras UNHAPPY?” Me pregunta Papá pitufo mientras me quita la cánula.

“Bieeennnn”. Un momento… ¿y esta voz de pito? ¡Me habéis bajado dos tonos! ¡Y solo conocía una forma de hacerlo!

¡Pon helio en tu vida!

Bueno, dos…

¿Que me estás contando Cristian Castro?

¿Que habéis tocado por ahí dentro? (Más tarde leí por ahí que la entrada del tubo podía provocar una irritación de las cuerdas vocales, misterio resuelto)

Sin tiempo para revisar mi escala de graves y mi recientemente adquirida nueva escala de agudos me comunican que la colonoscopia es inminente.

SpiderColonoscopista

¿Cómo? ¿Ya? ¿Ni unas tiernas palabras al oído? ¿Ni siquiera unos soplidos en la nuca? ¡Es usted insaciable señor doctor! Apenas hemos terminado con el francés y ya está usted pensando en el griego.

Veo de reojo como coge de nuevo el tubo. ¿Habréis lubricado eso, no!?!?!? La limpieza ya me da un poco igual, porque lo que hayáis encontrado por aquí arriba no creo que sea peor que lo que encontréis por abajo. ¡Pero suave, eh! Que esa puerta siempre ha sido “Only OutPut” (algún día se me terminará de ir la cabeza y me tatuaré esas palabras cerca del ojete).

Dirijo mi mirada al monitor y ya me puedo ver de costado sobre la camilla. Bueno… allá vamos…
La cámara se acerca, se acerca, se acerca… ¡Y ahí está mi culo peluo! Un poco más… ¡Hoyo en uno! ¡Estamos dentro!

¡Como te gusta!

Guardiola: especialista en colonoscopias.

Pero vaya mierda de película, no se pueden hacer estas cosas con tan poco presupuesto. Se ha notado mucho el cambio de imagen real a CGI (efectos especiales de ordenador). Hay que cuidar más las transiciones. El paso de primer plano de culo a tubo rosa arrugado ha sido muy brusco. Así no hay dios quien se crea la escena. Se de una colonoscopia que no optara al oscar por los mejores efectos especiales este año…

Por ahora va bueno, ni me he reseteado, ni me he autodestruido y creo que me siguen gustando las mujeres.

Al igual que con la gastroscopia, no hay quien se aclare con este viaje interior. Mucosas y colores rosáceos en el interior de un globo arrugado.

Nada más que distinguir para el ojo no entrenado en estos menesteres. Aunque por lo pronto no dolorosa, la exploración resulta más molesta que la anterior. Por un detalle. Un detalle que aún no os había comentado.

El ayuno y el laxante facilitan enormemente la realización de estas pruebas dejando desiertos los tractos digestivo e intestinal. El afecto colateral es que, al estar vacío, las paredes del intestino grueso pueden pegarse. Lo que conlleva el tener que despegarlas al realizar la exploración. ¿Cómo?

¡Aire, aire!

¿Cómo despegarías un globo arrugado y pegado? Efectivamente. ¡Aire! El colonoscopio, que lleva tantas cosas que parece sacado de la gabardina del Inspector Gadget, también contiene una válvula para insuflar aire. Hagamos recuento: cámara, luz, pinzas e inflador. ¡En un tubo de un dedo de diámetro! ¡Y no le ponen HDMI porque no quieren oiga!

Tecnología a tomar por culo.

Y próximamente iColonoscopio 4S.

Pues al parecer mi intestino estaba más pegado que el calzón de Rafa Nadal a su orto y el colonoscopio necesitaba ingentes cantidades de aire para abrirse paso dentro de mí.

Hasta hoy siempre lo había hecho al revés, pero si este es el procedimiento… ¡Soplen sin miedo!

Como hacer de la expulsión de aire un arte.

A estas alturas no sabía si los efectos de la droga se estaban pasando, si habían activado sin querer el modo trituradora del colonoscopio o si ya me habían metido tanto aire por el culo que iba a explotar…

Y no exagero, a veces la realidad supera a la ficción. Bromas que se van de las manos: Caso 1, caso 2. Y accidentes de lo más absurdos.

Cada segundo que pasaba me sentía peor. Lo que había sido un remanso de paz y tranquilidad se estaba volviendo puñetero por momentos.
Como si estuvieras gestando el mayor pedo de la historia y no pudieras evacuarlo.

Un gran dolor de barriga que no puedes mitigar con los procedimientos habituales. Lo típico: encogerse, apretar la barriga, adoptar posición fetal. Pero claro, en esta situación ¿cómo aprietas la barriga? ¡Si estas lleno de aire! No quieres explotar. O que el aire encuentre su salida lógica y salga el colonoscopio a presión de mi recto, en forma de látigo cepa y fustigue al médico de forma violenta. (Esto último creo que me lo apunto para escena gore de película de serie B).

Todo asumible y soportable hasta que llegamos al tramo final de la colonoscopia. De repente la molestia se convierte en dolor del bueno. Lo más parecido a cuando al capitán de la nostromo le sale el alien del pecho.

No soy de quejarme, pero en ese instante ya no puedo evitar soltar pequeños alaridos de dolor. Bajito, para no molestar. Pero resultaban cómicos al salir agudos, producto de haberme robado dos tonos en la gastroscopia. Sonaban como… como… a Chewbacca con dolor de barriga.

De repente se activa el sentido arácnido del médico: –“¿Cómo vas UNHAPPY?”
“Bienrrggggg…” Intento hacerme el duro pero mezclo la palabra con el alarido.
ENFERMERA: –“¿Pues no ves que lleva un rato quejándose?”

¡Menos mal! ¡Mis quejidos eran audibles! Ya pensaba que me estaba retorciendo de dolor en la frecuencia de los perros o algo así…

-“Solo un poco más. Ya casi estamos. Se nos está resistiendo la última curva“.

¿La última curva? ¡Pues debe ser el puto sacacorchos de Laguna Seca porque me estás matando cabrón!

Zurullitos de coña bajando por la última curva de mi intestino grueso hacia el colon.

El tiempo deja de correr, hemos entrado en bullet time. Una gota de sudor frio empieza a caer por mi espalda. No sé qué acabará antes conmigo, el colonoscopio atravesando mi abdomen o la explosión de mis tripas henchidas de aire.

Huyo del dolor y accedo a la zona zen de mi cerebro, donde no existe rencor ni malicia, donde suelo ir a morir. Pero no hayo la paz. Solo encuentro al puto chino de “Gran golpe en la pequeña China” inflándose y explotando.

La mejor escena de la historia.

¡Esto no funciona! ¡No doy más de mí!

Piensa en cosas desinflándose, piensa en cosas desinflándose, piensa en cosas desinflándose…
El Hindenburg pegandosela, el Real madrid de Queiroz, el boom del portal terra, la burbuja inmobiliaria, Alex de la Iglesia, Peter Jackson…

La mitad por el mismo precio.

Directores & Desinflados

Y cuando la pelleja ya no daba más de sí…

-“Ya está UNHAPPY, ¿cómo te sientes?”

¡Pues jodidamente inflado! Podéis atarme un hilo al pie y llevarme a casa como un globo de helio.

Jodidamente inflado.

¡Por el amor de dios no soltéis el hilo!

-“Túmbate mientras te quitamos la vía. Y si no te mareas al levantarte, ya puedes irte a tu casa.”

Bueno, el malestar por acumulación de aire por el culo continua, pero por lo menos ya ha acabado la intrusión interna. Me incorporo con cuidado temiendo flotar. Pero no, no es helio lo que me han metido, nada de gravedad cero o walking on the moon. Me visto como buenamente puedo para evitar una flatulencia épica y salgo a la antesala donde esperan madre y hermana siempre alerta. Al rato sale el medico con los resultados.

“Todo normal.” Dice sonriente.

Pues ale ¡arrancando! No vaya a ser que le interese inspeccionarme por algún otro agujero de mi anatomía.
Después del interrogatorio familiar (¿cómo? ¿Qué? ¿Cuánto? ¿Dónde? ¡Maldita sea, ya sabéis por donde!) Cogemos el coche camino al hogar. Ya me voy desinflando, es hora de constatar como de “normales” son los resultados. Veamos…

Pues para ser normales… han encontrao un montón de cosas… y todas en las gastroscopia…

Algo no encaja...

Un momento…
El informe decía claramente que primero la gastroscopia…
Y que si encontraban algo nos dejaríamos de escarceos anales…

¡Maniaticos! ¡Lo habéis hecho mal! ¡Yo os maldigo a todos! ¡Maldigo las intrusiones! ¡Os maldigo! ¡La colonoscopia no era necesaria!

En fin, prosigamos… Hernia de 2cm, cardias incompetente, pequeñas ulceras antiguas cicatrizadas en la cara anterior bulbar…

¿Y a esto llaman ustedes normalidad? ¡Me estoy autodestruyendo por dentro!
Vine para que encontraran la razón de la anemia y han encontrado un agujero negro en mi tracto digestivo.

¿Y otra hernia? ¿Es que no saben las partes de mi cuerpo quedarse en su sitio? Tirare de internete a ver que leches es todo esto y como me está matando por dentro:
“Debido a defectos en una serie de estructuras y mecanismos del diafragma, la unión esófagogástrica se mueve de su sitio. Este problema unido a un cardias incompetente (no se cierra cuando debe) hace que parte del estómago pase en dirección ascendente al tórax. Esto desencadena en reflujo gastroesofágico (los jugos gástricos se escapan del estómago) que provoca irritación del esófago y malestar (ardor).”

Bueno, es un alivio. Parece ser que lo de la hernia de hiato y el cardias incompetente no me lo he provocado yo mismo en mi época destroyer. Además por lo menos no se me han herniado el diptongo ni el triptongo (chiste gramatical).

¡Chistaco!

Lo que sí parece que es por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa son esas ulceras bulbares ya cicatrizadas. Conjunción de la época mala* (Nulo consumo de tabaco y café, pero sí de ingentes cantidades de alcohol) y de otros hábitos perjudiciales para la salud gastrointestinal que yo desconocía: comidas pesadas y grasas, alimentos ácidos como el tomate o el limón, la cafeína (maldito redbull), algunos medicamentos como la aspirina o el ibuprofeno (aliados esenciales de mis maltrechas articulaciones), el estrés (¡malditos informáticos!) e incluso el chocolate…

Tiiiioooo… Quítame el tabaco y el café que no consumo. Incluso llegado el día no echaré de menos el alcohol. Pero el chocolate y el limón… Con lo falto de amor que estoy… y lo huertanico murciano que soy.. ¡acho tiooo, eso no me lo quites! ¡Nooo tiiioooo nooo!

Es una cosa que alimenta...

¡El chocolate se respeta!

De la zona mala ya me encargo yo. ¡Prometo no volver! O por lo menos no hacerlo de forma tan asidua como entonces…

Un momento… ¿y qué es lo que ha dicho de mi cardias? ¡Lo del cardias incompetente no me lo dice usted en la calle doctor! Me han llamado muchas cosas: idiota, infeliz, imbécil, tigre, maquina… Pero nunca se habían metido con mis esfínteres estomacales.

Por lo demás todo bien. Falta saber quién es ese tal H.P. que intentan descartar con las biopsias. Biopsias que no noté aun siendo estas, literalmente, pellizcos en mis adentros. La droga funcionó bien. Aquí pone lo que era: Fentanilo 50ug Midazolam 2mg. A ver cuando lo comercializan en botellas de 70cl.

Nada más que objetar del informe del doctor “Shanabo”, tiene guasa el apellido. Salvo una cosa: “LIMPIEZA DEL INTESTINO: Suficiente”. ¿¡¿SUFICIENTE?!? ¿Qué más querían de mí? ¿Qué me volviera del revés cagando?

Desatascos el Rano

¡Esto es un intestino grueso insuficientemente limpio!

Analizado concienzudamente el informe de las pruebas solo queda volver a la consulta del especialista gastrointestinal. Con un poco de suerte ya me habré desinflado para entonces.

Esto se acaba. Finalmente llegamos al día en el que vuelvo al especialista gastrointestinal para el veredicto final. Poco más que añadir a lo que ya pude deducir yo mismo del informe. Me descubren que el HP no solo es una marca de informática. También es una bacteria llamada Helicobacter Pylori y que es responsable de infecciones del aparato digestivo que desembocan en ulceras. Gracias a dios no es mi caso.

¡Malditas bacterias!

¡Pero no fue mi caso!

Entonces… ¿de dónde salió aquella anemia que ahora se antoja tan lejana en el tiempo? Pues el especialista termina teorizando sobre la posibilidad de que aquellas antiguas ulceras fueran la causa de la pequeña falta de hierro que padecí. Que no encuentra otra explicación.

Genial. Esta película termina con final abierto. A huevo para una innecesaria secuela.

¿Y tú eres especialista? ¡Si no sabes diagnosticar!

Me recetan protector de estómago por 6 meses ¡y a correr! Ni siquiera me recomiendan unos hábitos saludables. Ni un inhibidor de la bomba de protones para viajar en el tiempo o algo… ¡Pues ale! Ya miraré yo por mí.

Pon un protector en tu vida.

Y al final con un mes me espaché...

Adiós muy buenas.

Y aquí termina, por ahora, mi periplo gastrointestinal. Aproximadamente un año y medio de idas y venidas para terminar sin saber realmente lo que tengo.

Hagamos recuento:

Desde la primera revisión médica del trabajo: 1 año entre revisiones, 1 semana para médico de cabecera, 3 semanas para el análisis sangre, 4 semanas para el análisis de heces (más repetición por incompetencia del personal), 1 mes para la cita con el especialista, 1 mes para las pruebas gastro & colono, 2 meses para volver al especialista, 2 semanas para volver al médico de cabecera.

Menos mal que no encontraron nada grave… ¿Cuánto tarda en matarte un cáncer de colon? Aproximadamente 5 años. Hubiera sido una pena perder casi 2 en idas y venidas mientras se agravaba, ¿no?

Un tiempo despues…

El protector de estomago que debí tomar 6 meses lo tomé solo 1.
Sigo sin tener los síntomas de una anemia o una ulcera estomacal.
Volví a mi medico de cabecera para que me recetara protectores de estomago sintiendome culpable por haberlos tomado solo 1 mes.
La medico Pasa me ha mandado otro análisis de sangre porque pasa de mandarme protectores de estomago sin saber si los necesito. (¡La Pasa pasa! jajaja)
Me mantengo a la espera de los nuevos resultados…

Vienen, fuertes vientos de tormenta...

¡Que foto más profunda copón!

*¿Que qué es LA ZONA MALA? La zona mala es salir durante 10 semanas seguidas Jueves-Viernes-Sabado y empezar a pensar que te estas quedando tonto de tanto desfase.

PD: Película recomendada -> El ciempiés humano – Primera secuencia

Publicado en Otras mierdas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

GASTRO & COLONO (Definitions)

Gastro & Colono (Definitions) (2/3)

GASTRO & COLONO (Definitions) – Continuación de una historia verdadera. (2/3)

-“Te voy a mandar al especialista gastrointestinal. Posiblemente te hagan una gastroscopia y una colonoscopia…”

Antes de todo esto nunca hubiera sabido que era este aparato.

El enemigo en la sombra...

Me dice con cara de pena, de resignación, como si me estuviera diciendo que me quedaban días de vida.

No voy a decir que no sabía lo que me esperaba. Entre que no he vivido debajo de una piedra los últimos 26 años, que no resulta difícil analizar etimológicamente estas palabras (gastro -> estomago, colon -> tripas, copia -> prueba). Y que los agujeros más cercanos para llegar a esos sitios son boca y culo la cosa esta clara… ¡Me van a violar con tubos!

Trabajos de "mierda".

Larga y dura como la del elefante... la colonoscopia digo...

-“No te preocupes. No duele”.

Si miedo no hay. Ya me han operado en dos ocasiones, me han cosido heridas por todo el cuerpo y me han hecho pruebas de un millón de clases. Soy un tío duro, me gusta mirar cuando me clavan la aguja, sostuve el hilo mientras me cosían un corte en el pie, vi como me operaban de una hernia en directo mirando el reflejo en el foco de las operaciones. Bueno… al parecer lo que soy es un poco sádico…

En fin… no hay dolor! Pero lo que tampoco hay es ganas de que invadan una vez más mi remendado cuerpo.

Duro desde los inicios

¡No hay dolor!

La señora me pasa los resultados del análisis. Efectivamente es leve, pero hay restos de sangre en las heces. Sigo leyendo y llego al último párrafo del informe donde pone:

El sistema de recogida viene con exceso de muestra que puede dar un resultado positivo falso.

En mi empeño de hacer las cosas bien… ¡Cogí mas mierda de la cuenta! Me agarro a un clavo ardiendo…
“Aquí pone que puede que los resultados no estén bien”.
-“Eso da igual, lo ponen siempre”.
Ah! Que de estos análisis si te fías pero de los que me hicieron en sendas revisiones medicas no… Pues…

No juegues conmigo mujer.

"Para hurgarme el culo siempre estamos a tiempo eh!?!?!"

En recepción me dan cita para el especialista… a un mes vista. Va bueno, para el final de todo este periplo lo que tengo se me habrá curado solo o me habrá matado, no hay duda.

Llego a casa. Casi no he terminado de abrir la puerta…
-“¿Que te ha dicho el médico?” El saludo siempre fue algo sobrevalorado…

Y es que la psicosis ya se había instaurado en el hogar desde que llegué con noticias de que tenía algo de anemia. A la preocupación normal de la familia ante cualquier problema de salud de uno de sus miembros, algo lógico aunque no me guste que se preocupen por mí, se une el amor irracional de una madre.

PSICOSIS

Madre vigilando que tomara mi ración semanal de hierro...

Ese sinvivir desmesurado ante cualquier problema de un vástago. Sentimiento que algún día me gustaría sentir en mis carnes para entenderlo en su totalidad.
Desde la aparición del “AnemiaGate” mi madre se había encargado por su cuenta de resolver el problema. Mi dieta había aumentado en un 500% la ingesta de alimentos ricos en hierro. Las ya habituales raciones semanales de lentejas y arroces se habían redoblado acompañadas del ataque masivo de hígado y mejillones.

Hierro a to lo que de!

Y todos estos alimentos invadieron mi dieta.

Hasta un día me pareció ver como echaba tuercas y tornillos a la sopa…

A una madre realmente le da igual lo que diga el médico, ella ya sabe cuál es el origen de todos los males:

-“¡Eso es porque no comes!”
¡Claro Madre, vivo del aire! ¡Hago la fotosíntesis como las plantas! ¡Solo necesito agua y sol!
-“Estas mu seco. Y pajizo. Mira que ojeras tienes. ¡Si se te notan las costillas!”
¡Estoy en mi punto madre!

Hechas a pegotes.

Cuerpos "graciosos" según Rubens y mi madre.

Superado el juicio matriarcal comienzo a hacer acopio de sabiduría popular. Empiezo a preguntar a amigos y conocidos si han padecido alguno de estos males que me han diagnosticado. Muchos han tenido los síntomas alguna vez, si. Pero pocos los han verificado en el médico. Lo normal es que el tema degenere y empiece a hablarse de otros problemas gastrointestinales. Y como el ser humano tiende a hablar de los temas más desagradables, y si puede ser a la hora de comer mejor, enseguida sale a la palestra el tema de almorranas y otros males del ojete derivados de malos hábitos.

“¡Pues ya ves! Una semana sin poder sentarme. Me picaba como cuando los perros arrastran el culo para rascarse. El papel higiénico parecía lija. Después de cagar tenía que sentarme  media hora en el bidé con agua fresca.” Exceso de información…

Lo mas suave que he encontrado

Hemorroide, Almorrana y Prolapso Anal... Términos que bajo ningún concepto debes buscar en google imagenes.

¿Tendré una pequeña hemorroide…? Nunca tuve síntomas tan salvajes, pero quien no ha tenido alguna molestia por ahí abajo alguna vez?

Aunque molesto, sin lugar a dudas sería una buena noticia. Mejor padecer de pequeñas hemorroides que de una ulcera estomacal o pólipos en el intestino grueso, o peor… algún tumor. Por si acaso ya habían aparecido toallitas húmedas al lado del wc de mi casa. A madre no se le escapa una…

Un digno competidor de Homer Simpson

¡Ahora puedo limpiarme el culo sin miedo!

Pasan los días y las semanas. El no tener ningún síntoma de malestar y la lejanía en el tiempo de la consulta médica hacen que el tema se diluya en mi mente. Hasta que llega con puntualidad cuatrimestral la carta con las fechas y lugares para donar sangre en mi ciudad. ¡Esta es mi oportunidad para demostrarle al mundo que sigo siendo Iron Man y no Anemia Boy!

Humor gráfico... gracias por existir!!!

Como se nota que los tubos no se los van a meter a él...

Y es que para poder donar sangre primero te hacen una pequeña entrevista, te miden la tensión y examinan una gota de tu sangre para ver si tienes anemia. Si algo falla en alguno de estos tres pasos, no eres apto para donar y ya te puedes ir a casa sin bocadillo ni detallico.

Y este era a uno de los pilares a los que me había agarrado para dudar seriamente que tuviera anemia durante dos años, según los resultados de las revisiones médicas. ¿Cómo iba a tener anemia si nunca me habían echado para atrás a la hora de donar?

Cuanto Cabrón

Y porque no dan perras como en USA...

Llegado el día, como es habitual, el médico me comenta que tengo la tensión un poco baja. No problemo. Siempre tuve algo lenta la mecánica del corazón.

Paso a la prueba del hierro. Me tiran un imán y si se me queda pegado en el pecho soy apto…

“¡Traed más cosas a ver si se le pegan!”

Si has dudado con la última frase es que nunca has donado sangre, ANIMATE!!!

En realidad antiguamente te pinchaban en un dedo y dejaban caer una gota de tu sangre en un vasito con un líquido azul. Si la gota se hundía, todo bien.
Supongo que por el peso del hierro en tu sangre. Si se quedaba en la superficie, mal asunto. Estabas falto de hierro y no podías donar. A las semanas te mandaban una carta a tu casa con recomendaciones alimenticias (hígado poco hecho, lentejas, etc..) y en cuatro meses de nuevo a tope de hierro para donar como un campeón.

¡Ni tanto ni tan calvo!

Menos por las montañas nevadas y que no todos somos rubios... ¡La hemodonación es exactamente así!

El nuevo método parecía más exacto, rápido y efectivo. Pero carecía de ese componente visual que hace tan fácil comprender las cosas. Ahora, esa misma gota de sangre la metían en una maquinita que al segundo mostraba un número y pitaba. Un pitido, a donar. Dos pitidos, a tu casa a comer hígado crudo.

Hannibla Lecter, especialista en carne “poco hecha”.

Es mi turno… me pinchan y meten la gota en la maquina… segundos de tensión… redoble de tambores… “PIII!!!”

¡¡¡SSSSIIIII!!! “¡Soy Iron Man!” Suena la música de Black Sabbath, activo los propulsores de mi armadura y salgo volando del centro médico atravesando el techo. (Esto último en mi fantasiosa imaginación, realmente me puse un trocito de algodón en el dedo pinchado y pasé a la siguiente sala a hacer la donación).

Aterrizo insultante en casa. “FAMILIA… no tengo anemia”. Madre, record mundial de hacer montañas de granos de arena me escucha recelosa mientras le explico que no me habrían dejado donar sangre si realmente estuviera falto de hierro. No parece muy convencida, en su preocupación desmedida sigue pensando que algo está matando a su niño por dentro.

Una semana después llega la carta del centro de hemodonación con la que te informan del “estado” de tu sangre y por ende de tu salud. Nuevamente todo perfecto. “¡Mira mama! ¡Sano como una manzana!” Esta vez parece que la mujer queda más tranquila. Sigue pensando que puedo morir en cualquier momento, pero por lo menos, ya no de anemia.

Ya sabía yo que lo que tuviera no podía ser grave. He podido donar sangre sin problemas… cosa que pensándolo bien tampoco me extraña. Con la sobredosis de hierro que mi madre estaba infligiendo en mi dieta durante el último mes lo raro era que no pitaran los detectores de metales de los aeropuertos a mi paso.

Al fin llega el día de la cita con el especialistagastrointestinal. Ya voy teniendo ganas de esclarecer este oscuro asunto que se está prolongando demasiado en el tiempo. Aseo y despejo concienzudamente las zonas susceptibles de ser observadas y/o analizadas y acudo al centro de salud.

Rica hasta los 50

Especialista emmm... pues si puedo elegir... elijo a la Stone!!!

Llego al pasillo, que hace las veces de sala de espera, donde se encuentra la consulta. Se encuentra ocupado por gente mayor que realmente se ve jodida. Mi miran raro, no encajo aquí. Para confirmar que existe la excepción que confirma la regla me llaman para entrar incluso antes de la hora a la que estaba citado. Ya en la consulta: el especialista mirando mis análisis, una señorita que no para de rellenar papeles y yo sintiendo que la presencia de mi persona es lo de menos en esa habitación. Tras unos minutos sin elucubrar palabra tenemos veredicto:

-“Te voy a dar cita para que te hagan una gastro y una colono”. Se dirige a mí con cara de pena. La señorita que se encarga del papeleo asiente con resignación.
Empieza a mosquearme que me anuncien estas pruebas como la llegada del juicio final…
-“Te pongo primero la gastroscopia. Así, si encuentran algo, no es necesario que te hagan la colonoscopia.”

Tevez, ese gran especialista.

¡Todo lo que sea evitar esto es una buena noticia!

Bueno, It’s Something. Es un detalle que mi orto agradecerá si se da el caso.

El médico va cogiendo la historia clínica del siguiente paciente mientras la ¿enfermera? me comenta rápidamente todo lo que debo saber sobre las peculiaridades de este tipo de pruebas.

“¿Ya está?” Pregunto sorprendido.
-“Si, ya te llamarán para la cita”

¡Venga hombre! ¿Un mes de espera para esto? Pues ya me podría haber mandado directamente la médico de cabecera a hacerme las pruebas. Habríamos ahorrado tiempo y dinero. Si ni siquiera me he tenido que bajar los pantalones para que este tío me mire con una linterna o algo. ¿Para esto estreno yo calzones?

Trabajo fino el del especialista… ¡Me voy a mi casa!

MEME INDIGNAO

Llego al hogar y extrañamente puedo llegar hasta el sofá y tumbarme sin que comience el interrogatorio. Al rato madre pasa por el salón y ve los informes del médico encima de la mesa. Se desatan los infiernos:

-“¿Has ido al médico tu solo?” Se une hermana. -“¿Y no nos lo has dicho para que te acompañemos?” Llevo años yendo solo al medico…
“¿Pa qué? ¿Pa cogerme la mano mientras me dan cita para hacerme una gastroscopia y una colonoscopia? ¡Si ni siquiera me han mirao el ojete!”
Mujeres al unísono: -“¿Ya está? ¿No te han dicho na mas?”
“Na mas, ya podréis acompañarme cuando me hagan las pruebas porque entonces no podré ni conducir…”

Esa era una de las peculiaridades de estas pruebas. Os enumero las principales cosas que debes saber y hacer. Básicamente:

– Dieta baja en residuos 48 horas antes de la prueba.
– 7 horas de ayuno antes de la prueba.
– Tomar un potente laxante la mañana de antes de la prueba.
– Acudir acompañado de una persona que se responsabilice de su traslado al domicilio ya que, debido a los efectos de la medicación que probablemente se le administrará, no podrá conducir en todo el día ni volver sólo a casa.

Una vez confirmado que me violarán con tubos, vuelvo a consultar al pueblo sobre sus experiencias con este tipo de pruebas:

“Yo estoy así desde que me la hicieron”. Comenta un colega tras un estruendoso eructo refiriéndose a la gastroscopia.

“Lo pasé fatal, te dan arcadas conforme introducen el tubo” Me dice otro, afligido, mientras relata su experiencia.

-“Pues… si primero te hacen la colonoscopia… ¡Asegúrate de que no utilicen el mismo tubo!” ¡El chiste del especialista! Festival del humor de los colegas de la rama sanitaria.

-“Me hicieron beber un liquido blanco asquerosísimo y luego tuve que aguantar hasta que me hicieran el contraste hasta que no pude mas y salí corriendo al wc.” Jooo…deeerrr. Lo que me van a hacer a mi también es una guarrada, pero no de este tipo.

¡Maldita sea! No saco nada en claro de toda esta gentuza. Haré lo que debí hacer desde un principio, preguntar al oráculo del siglo XXI. Señor Google… ¡Ilumíneme!

Memes, memes everywhere

Veamos...

ESOFAGOGASTRODUODENOSCOPIA. ¡Madre del amor hermoso! ¡Mucho mejor el nombre científico, donde va a parar!

No os aburriré con términos tecnicos, para eso ya tenéis la wiki.

Ahí lo llevais: GASTRO & COLONO. En resumen:
Tubos flexibles con cámaras, luces y pinzas, por la boca y por el culo. Sedacion para que el procedimiento sea indoloro, un rato de malestar y a tu casa.

Y digo yo, con lo que ha avanzado la ciencia…

– No podéis darme una pastillaca de esas molonas que se tragan y van echando fotos por donde pasan. Tanto teméis que digiera el aparatejo con estos jugos gástricos letales perfeccionados durante años para digerir hamburguesas y kebabs a las 8 de la mañana después de litros de alcohol.

¿Tan caro es esto?

La pastillaca definitiva.

– No podéis miniaturizar una nave tripulada e inyectármela en vena para que me reconozca por dentro. Lo vi en una peli de los 80, no me jodais que 30 años después aun no lo habéis conseguido.

¡El chip prodigioso!

– No podéis amaestrar una solitaria con una cámara de video al hombro que grabe mi intestino y luego saque un “Callejeros Viajeros: Inside edition”.

Bueno, esto ultimo mejor no. ¡Asqueroso hasta decir basta!

En definitiva: Hacerte una colonoscopia es un por culo… Espera… ¡Lo es! ¡Literalmente!

Cuando ya volvía a olvidarme de todos mis males y de las pruebas que me esperaban, llega la llamada del ahorro. Ya hay fecha de estreno para la película de terror de esta primavera. “Internal Intrusion” en su hospital más cercano el 5 de Abril.

Un momento… Martes 5 de Abril… justo después de mi cumpleaños… justo después del fin de semana en el que pensaba celebrarlo (non stop) de forma ininterrumpida viernes, sábado y domingo… dando el mando total de mi cuerpo al abstemio arrepentido que llevo dentro y que cada vez dejo menos salir a divertirse… ¡MIERDA! ¡La preparación para la prueba! ¡La puta dieta!

Ninguna dieta puede ser buena...

Tengo que ser persona desde 48 horas antes de la prueba. Eso me da de locura y desenfreno hasta el domingo a las 4 de la tarde…

Ale, a tomar por culo la fiesta Supermartxé de Teatre del domingo tarde/noche. Y ya es tontería que me pida el lunes en el trabajo para dormir la mona, porque ya no habrá mona que dormir. Bueno, tendré que condensar destrozos en solo dos días..

Pero tampoco. Tras consultar con las autoridades sanitarias (familiares y amigos enfermeros) la cosa empeora. Tampoco es aconsejable destrozarse estomago e intestino a base de fiesta, comida y alcohol aunque sea 3 o 4 días antes de las pruebas.

Mi gozo en un pozo con la niña de the ring. El finde mas destroyer entre el carnaval y las fiestas de primavera esfumado en un segundo…

Party Hard

¡Con lo que prometía el fin de semana!

Ahora sí que me ha tocado los huevos este asunto. Hazme perder el tiempo con un millón de visitas al médico, hazme seguir una dieta insulsa, déjame sin probar bocado durante 8 horas, hazme tomar un laxante ultra potente e invade mi cuerpo con humillantes sondas. ¡Pero no me toques el cumpleaños! Bastante me hunde envejecer un año más como para no poder distraer esos días con fiesta desmesurada en buena compañía.

¡Casi igual de mal lo paso oiga!

En otra época de mi vida hubiera dado una patada giratoria a la prueba y ya me la habría hecho en otro momento. Pero por suerte, la zona mala ahora quiere descansar. Acepto mi infortunio y cancelo todos mis planes de destrucción masiva. Tampoco hubiera sido de recibo derretir el gastroscopio del médico con los jugos gástricos letales que genero normalmente durante un fin de semana así. Las visitas al wc de domingos tarde y lunes mañana dan fe de ello.

Suelten bombas!!!

Metáfora gráfica de una visita resacosa al aseo.

Y hasta aquí la segunda parte de la trilogía del culo. Como era de esperar, lo que iba a ser un pequeño texto explicando los pormenores de estas pruebas se me ha vuelto a ir de las manos convirtiéndose en un parrafada bastante extensa.

Próximamente la tercera y definitiva entrega en la que recorren mi cuerpo con humillantes sondas: GASTRO & COLONO (Internal Intrusion).

Publicado en Otras mierdas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

GASTRO & COLONO (Prologue)

Gastro & Colono

Una historia verdadera.

Aquí estoy de nuevo con una sección que tendré que hacer semanal cuando me acerque a la jubilación y los achaques sean una constante: “Penurias y desgracias humanas”.

Aunque soy un tío aceptablemente sano y hago más deporte en una semana que mucha gente que se considera deportista en un mes, también tengo mis achaques.

Cuando no me golpeo la cabeza con la pala de pádel, me sale una ampolla gigante en el pie, o un dedo de la mano se me queda amorfo por un balonazo, o me sale liquido en la rodilla, o me caigo de la bicicleta, o arrastro el culo por el césped artificial y me lo dejo en carne viva, o sufro un resfriado durante semanas por no parar para que se cure bien, etc… Para mí, el pan nuestro de cada día.

Los golpes te enseñan a vivir

He crecido feliz aprendiendo a base de golpes.

Otras veces llegan achaques imprevisibles no relacionados con mi afición insana al deporte. Por una malformación común en varones primogénitos, reacción exagerada a patógenos externos, herencia genética… Lo que vienen siendo hernias, alergias y calvicies de toda la vida!!!

De esta segunda clase de penurias y desgracias humanas es de lo que trata la presente entrada. Empecemos por el principio…

Siempre aviso

Advertencia, contenido escatologico.

Como todos los años, la ley obliga a mi empresa a realizar una revisión médica a sus empleados. Amablemente ésta siempre ofrece la posibilidad de renunciar a ella. “Pa que vas a perder dos horas de trabajo revisando tu salud. Si a nosotros nos importa un pepino, ¡mientras seas productivo…!”

Infinito desprecio a la profesión

"Déjate de revisiones que tenemos entrega"

Pero fíjate que a mi si me importa mi salud. Mi salud… y escapar dos horicas de la oficina. Además, en este mundo catastrofista en el que vivimos, dios sabe si no tengo la gripe A, la enfermedad de las vacas locas o algún tipo de nueva mierda que las noticias catapultan como epidemia mundial día si día no.

¿Revisión médica? Si, póngame dos.

Diga “aahh”, diga “uhh”, tírese un pedo, levántese la manga de la camisa, mee aquí, lea eso, sople aquí, levante la mano cuando escuche el pitido, quítese la camisa…

Mono atado a pc

"Diga aaaaahhhh"

La típica revisión médica, no sirve para nada. Como mucho se le puede sacar provecho al análisis de sangre. Y efectivamente…

Al mes te dan los resultados (tómatelo con calma cuando puedas). Lo primero que te llama la atención es que han encontrado justo lo que tú les habías dicho que tenías. Bah, pa que complicarnos. No destacan nada más. El análisis sanguíneo, aunque lo etiquetan como normal, viene con algunos valores bajos. Hemoglobina, hematocrito, hematíes… No tengo ni idea de que es todo esto, ni de lo que hace en mi sangre.

Y al parecer son pocos...

¿Que hace toda esta gentuza por mis venas?

Bah, si esta gente dice que es normal, normal será. ¿Vas a saber tu más que el medico? Yo me siento bien, estoy hecho un roble. ¡I fell good!

Pasa un año. Nueva revisión. “¿Vas a ir otra vez a la revisión? ¿Pues no te la hiciste ya el año pasado?” El pasado, este y todos los que vengan. ¡IT’S FREE!

It's free

¡Si es gratis acepta lo que sea!

Diga “aahh”, diga “uhh”, tírese un pedo, levántese la manga de la camisa, mee aquí, lea eso… ¿Ya está? ¿Qué ha pasado con el electrocardiograma, la espirómetria y la prueba auditiva? Aaahhh… ¡Que recortamos gastos en salud! En fin, por poco que te hagan… no deja de ser FREE!!!

Con eficiencia funcionarial al mes tenemos los resultados. Aunque este año había menos pruebas, tenemos novedades. Me aconsejan visitar al oftalmólogo y un par de cosas más. Aunque no lo destacan vuelven a aparecer en el análisis de sangre esos valores mosqueantes por debajo de los mínimos. Parece que la anterior vez no fue casualidad. El cuarto de siglo empieza a pasar factura en mi mecanismo.

Chupa, chupa... que yo te aviso...

Mucha casualidad era que hubieran hecho mal los análisis otra vez...

Comienzo el tedioso proceso de la seguridad social y el médico de cabecera. El poder coger ahora las citas por internet agiliza las cosas, pero la semana como fecha más próxima para que te citen y los 45 minutos de retraso cuando acudes a la consulta no te los quitan nadie. Eso no va a cambiar nunca. Antes… los jugadores del Barça dejan de hacer teatro…

Entrenamiento del Barça previo a las semifinales de Champions.

Mi médico, una señora que entenderá mucho de salud pero no de la suya (es la representación humana de una uva pasa), ojea los informes de las revisiones médicas, levanta la mirada y me dice con cara de asco: “De estos resultados no te puedes fiar, siempre las hacen mal (las revisiones). Pero te repito las pruebas para que te quedes más tranquilo.” Si tranquilo estoy, lo que me sorprende es la poca fe que se profesa entre compañeros de profesión.

Voy al oftalmólogo, la señora más hecha polvo del mundo tenía razón, el especialista incluso me felicita por tener una vista excelente. Años realizando el triple escaneo a toda mujer que pasa han convertido mi mirada en un preciso láser.

Habilidad mutante

“Si te hago una cuarta pasada te provoco un tumor de culo…”

Me hacen también otro análisis de sangre y a las semanas repito mi visita a la vieja pelleja que tengo como médico de cabecera. Vuelvo a no llegar a los niveles mínimos en algunos componentes de mi sangre. “Pues sí, parece que tienes un poco de anemia”. ¿Cómo que anemia? Si en mi casa no falta el plato semanal de lentejas y además ahora consiento comer hígado. ¡Incluso a veces me da por chupar candaos!

Parásitos nooooo!!!

No se daba ninguno de los casos.

¿Te sientes débil? NO ¿Te mareas? NO ¿Te duele el estómago? NO ¿Al defecar? NO ¿Sangre en las heces? NO ¿Seguro? Seguro, seguro, no. No me entretengo tanto en observar mis heces”
¿Cómo voy a tener anemia? Si no he estado mejor en toda mi vida.

Soy un puto Iron Man. Hago más deporte que el flipao de Josef Ajram. Hago dobles y triples sesiones día si, día no. La sangre que dono religiosamente cada cuatro meses resucita a los muertos y hace que se duplique la frondosidad capilar de los huevos de una persona normal.

¿WTF?

¿Anemia dices...? ¡Si soy todo hierro!

-“Pues por algún sitio se tiene que estar escapando la sangre. Voy a mandarte unos análisis de heces y orina.”

¡Oh no! ¡Detectarán los cientos de drogas que tomo durante la semana y no me admitirán en Harward! ¡Tengo que buscar a un amigo que mee por mí!
¡Ah no! Que esto solo pasa en las pelis americanas… ¡Avanti con los análisis!

¡Las drogas son mu malas Johnny!

Bajo a recepción para que me den los botes para las muestras. Solo me dan el tubito para la orina. “Perdone, también para heces.” Me dan otro tubito para la orina… Vamos a ver… tengo un dominio perfecto de mis órganos excretores…

Puedo destrozar una colilla que flote en la taza del WC desde la otra punta del aseo e incluso puedo cagar a lo churrero dejando una espiral perfecta en el cagadero pero… ¿cómo pretende que coja una muestra de heces con esto?

El zurullo nike

Control total - Just do it

“Uy perdona. Sí, es en este tubo. Aquí tienes las instrucciones.” ¡Siiii! ¡Instrucciones para cagar! ¿Cómo he sobrevivido 26 años sin esto?

Hay que tomar tres muestras, en días consecutivos, de las heces. El éxito del análisis depende de que no se contamine la muestra. Bla, bla, bla…

Vamos… que no puedo cagar en el WC. Menos mal que la experiencia es un grado y mi fobia infundada a cagar en campo abierto ya me hizo defecar en un lugar auxiliar cuando el cagadero de una casa rural no dio más de sí

Aquella vez improvisé un trono en lo más parecido que encontré al WC. El gran defenestrado en los aseos modernos, el bidé.

¡¡¡Que nooo, que noooo!!! ¡Tenedme un poco de fe! ¡No cagué en el bidé! No directamente…

Que pelazooooo!!!

Mi primer experimento con bidé.

La primera vez que me vi en el trance de no poder utilizar el WC, abrí una bolsa cuidadosamente, la coloqué en el bidé e hice mis pecaminosos asuntos en ella. La presente y segunda, perfeccione la técnica y esta vez forré el bidé de papel higiénico para poder tirarlo todo al WC rápidamente antes de morir por los gases emanados.

Problemas intestinales...

"Mamá, mira lo que he cagado!!!"

“¡Que guarrada! ¡Qué asco! ¡Que marrano!” Pues nada, si alguna vez se veis en una así, me explicáis como hacerlo más “higiénicamente”.

Y los memes llegaron a mi vida...

Soy un incomprendido...

Una vez puesto el huevo toca coger la muestra. Las instrucciones son confusas: desenroscar y coger una muestra suficiente pero no excesiva, enroscar y guardar en el frigorífico.
Ya estamos… ¿Y eso cómo se mide? Ya estamos con la miaja, la mijita, la pizca y el poco, el poquico y el poquitin.

Pero ojo, la muestra recogida tiene que ser de la parte central del zurullo. Al parecer ahí es más pura la materia prima.

Holaaaa chicooooosss!!!

En el centro hallaras la pureza.

Pocas veces una persona tiene que mirar tan de cerca y detenidamente su propia mierda… Siento pena por gente con menos estomago que yo a la que le da asco todo. Porque estos serían, sin duda, los peores días de su vida…

Repetida la liturgia religiosamente durante tres días pides cita rápidamente porque no te apetece tener eso mucho tiempo en el frigorífico. Y de hecho no debes, porque el asunto caduca!!! En un mundo de locos incluso la mierda caduca y se echa a perder…

Mierda de artista

Consumir preferentemente...

De la muestra de orina poco que contar, es fácil. Pero igual que hay que coger de la parte media del señor mojón, también hay que hacerlo de la meada.

Así que tienes dos opciones, cortar la meada a la mitad, reanudar con el vasito colocado, cortar y luego seguir. Y no me vengáis con que eso no se puede hacer. Se puede, escuece y es difícil, pero se puede. ¡Control total de vejiga!

O o o… El método escarceador de sidra. Exige mayor habilidad, pero no tienes que parar el chorro. Ejecutar solo si tienes plena confianza en tus habilidades en manipulación de líquidos peligrosos.

Atiende la que está montando!!!

Si dominas la técnica no salpicas tanto...

Llegado el día vas al médico y te pones a la cola de recogida de muestras. Escuchas a las viejas compitiendo por ver cual tiene más enfermedades.

Te sientes como si transportaras material radiactivo. O mejor, como si llevaras armas biológicas. Te dan ganas de gritar “¡Llevo heces y orina y no dudaré en utilizarlas!” para ganar puestos en la cola. Llegas a la mesa y entregas con cuidado tu mercancía.

Materiales mas peligrosos que los radiactivos

"Traigo la muestra fresquita oiga!!!"

La señorita que recoge las muestras, que tiene la cara del perro chungo de los dibujos animados, coge mis tubitos y mientras se dispone a etiquetar la muestra de heces espeta:

-“¿Esto qué es?”
(Pues sabiendo de donde ha salido… ¡Juraría que es mierda!) “La muestra de heces”.
-“Este no es el tubo de las heces”
“Pues es el que me dieron en recepción”

Me perdona la vida y se va refunfuñando términos ininteligibles de jerga funcionarial. ¡Menos mal que no le he comentado que pretendieron darme el tubo de la orina para las heces! Vuelve al minuto con otro tubo.

-“Este es el de las heces.”
“¿Entonces el otro no vale?”
-“No”
“¿Tengo que tomar las muestras otra vez?”
-“Si”

Cojo mi tubo y me voy…

Memes y calvos

¡Maldita sea! ¿Otra vez tengo que montar todo el numerito de las heces? ¿¡¿¡Otra vez!?!?

Pues ahora ya no me apetece armar el espectáculo del bidé porque, aunque soy el tío más duro del mundo, estoy hasta los huevos de esta mierda (nunca mejor dicho). Así que improviso una balsa de papel higiénico en la poza del WC para que mis deposiciones queden encima a salvo de hundirse en el agua.

¡Funciona! ¡Muestra sin contaminar! La necesidad agudiza el ingenio. Me podría haber ahorrado todo el paripé del bidé, en fin…

El nuevo tubo trae nuevas instrucciones. Básicamente: desenroscar, pinchar, enroscar, agitar y al frigorífico. Como la baticao pero en plan desagradable.

Los grumitos me ponían de los nervios

Pues no... yo siempre fui de Nesquik.

Tres tomas, entrega de muestra en el centro de salud y varias semanas después vuelta al médico de cabecera para ver los resultados.

-“¿Has tardado mucho en volver, no?”
Paciencia infinita…
-“Vamos a ver.” Exclama mientras me muestra los resultados.
-“La orina bien. Pero parece que sí que tienes restos de sangre en las heces”

Nueva batería de preguntas para intentar averiguar porque tengo anemia y sangre en las heces. Respuesta Universal para todas: “No”. Tenemos un problema sin síntomas.

¡Este es un caso para el doctor House! Pero no está disponible, solo tenemos a la Doctora Raisin

Las cosas que encuentras con google...

¡Busto de la doctora uva pasa!

-“Será algo leve. Pero hay que encontrar la causa”

O eso o Dios me ha castigado con la regla y no encontró mejor sitio por el que hacerme perder la sangre… (Nunca te fíes de un bicho que sangra durante días y no se muere).

-“Te voy a mandar al especialista gastrointestinal. Posiblemente te hagan una gastroscopia y una colonoscopia…”

Chan, chan, chaaaaaaaannnnn…

Humillantes tubos...

CONTINUARÁ…


PRÓXIMAMENTE: GASTRO & COLONO (Definitions)

PD: Las fiestas retrasan mi ritmo de publicación. Semana Santa y Fiestas de Primavera han perturbado el equilibrio de la Fuerza. jajaja

Publicado en Otras mierdas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Capitulo 6.2 – Diario del Abstemio Arrepentido – El mes del abstemio

La abstinencia va a llegaaarrr....

EL MES DEL ABSTEMIO - PARTE 2

Aquí estamos de nuevo con el diario del abstemio arrepentido y la segunda parte del capitulo 6. El desenlace del mes del abstemio, con una última quincena que llegó a hacerse dura. ¡Vamos a ello!

Entre exámenes y trabajos me doy cuenta de que por estas fechas ya tengo tanta barba en el cuello que no puedo mirar hacia abajo. Reviso otra de mis promesas y me repaso un poco el cuello con la máquina de pelar, pero no me afeito, así que sigo manteniendo la promesa. Después de más de una semana sin afeitarte pasas de barba “sexy” a barba de “rebelde”. De Jesús Vázquez a Santi Millán, vamos.

El enigma de la barba

Lo que son las cosas... Si un famoso se deja barba resulta sexy, rebelde o interesante. Si me la dejo yo soy un dejao y un marrano.

Viernes 19, ¡pues ya es viernes otra vez! Pasamos de un “pos bajamos a La Higuera, nos tomamos 2 fantas y cuando nos aburramos nos vamos y vemos una peli”“nos vamos a Las Torres que está trabajando en el Contrastes el King y nos pone cubatas a cascaporro”. ¡Encima de abstemio desgraciao!
Un mes sin beber y luego otros once en los que no paro. Seguro que no vuelvo ni a oler una invitación así.

El calendario del abstemio arrepentido.

Cada uno defiende sus causas...

Entramos en el pub, con la barba que llevo parezco el padre de la tropa. El rey ya nos está preparando las copas en la barra. “Guarda ese copón King, que para una fanta queda un poco ostentoso” A mi mejor me pones un vaso de plástico de estos de cumpleaños y una pajita. De nuevo todos sorprendidos. Pero vamos a ver… ¿Que termino del mes del abstemio no habéis comprendido? Mes: medida de tiempo basada en las fases de la Luna que se completan aproximadamente cada 30 días.  Abstemio: que no toma bebidas alcohólicas. Problem?

Ni una gota de alcohol, ni pa las heridas!!! Porque el típico “¡solo un trago!” solo servía, en mi época de verdadero abstemio, cuando la que me ofrecía el trago sostenía el vaso frente a sus generosos pechos. ¡Cualquiera se negaba!

Realmente no es la copa lo que quieres coger.

La mente se obnubila y no te puedes negar.

Y llegan los tapones, ron con miel. Pero espera, ¡hay uno de licor de mora sin alcohol! ¡Se han acordado de mí! ¡NO! Es para la camarera que tampoco bebe.
Perdone señorita, ¿no le interesaría a usted un abstemio por un mes? En fin, sin tiempo para la larga explicación* que supone el hacer comprender a la gente que sueles beber, te gusta beber, nada te lo impide, pero este mes no bebes; coges el tapón, haces el gesto y lo dejas de nuevo en la barra, intacto.

Tenia que haber hecho como el playmobil…

Todos miran el tapón lleno, ¿qué ha pasado? ¿quién es el desaprensivo que ha rechazado un tapón gratis? Si, tenía que haberlo tirado al suelo…
Mi colega Kalabazas actúa rápido y audaz, y se bebe el tapón sobrante. En unas semanas volveré a ser yo el que haga este tipo de cosas.

A estas alturas de partido estas cosas deberías saberlas.

Y para acabar… ¡El remate final! ¡Lo que no esperaba que volviera a pasarme en la vida! ¡La técnica del cambiazo!

El único hombre que sospecha mas que los chinos

Habéis hecho algo... no se el que... pero lo descubriré...

Mientras PonyMan me distrae cambian mi vaso de fanta por un vodka con naranja. Pero chicos, no insultéis más mi inteligencia. Si mi vaso llevaba un cubito y este lleva dos. Estando borracho me echáis alquitrán en la bebida y ni rechisto. Pero en el mes del abstemio mis niveles de conciencia son tan altos que parece que tengo súper poderes. Diferencio formas y colores, recuerdo cosas, veo a más de 2 metros, ando en línea recta e incluso puedo encadenar 2 o 3 frases seguidas ¡y con sentido!

¿Para cuando el super héroe alcoholico?

SobrioMan - El superhéroe más aburrido de la historia.

Al rato nos vamos. ¡Soy yo el conductor! Ya ni me acordaba de lo que era conducir de noche un fin de semana. Y es que mis amigos tenían razón, cuando empecé a beber perdieron un taxista pero ganaron un borracho. Sin lugar a dudas salí ganando con el cambio. Os aseguro que es mejor ser borracho en taxi, que taxista de borrachos. Mejor quedarse dormido colgado del cinturón de seguridad mientras te preguntan dónde te dejan, que esquivar unas manos que intentan taparte los ojos mientras conduces por la autovía.

*LARGA EXPLICACIÓN: ejemplo dramatizado

– “¡Tomate una copa!”
“No, gracias”
-“¿No te apetece?”
“Si, pero hoy no bebo.”
-“¿Tienes que conducir?”
“No, me han traído.”
– “¿No llevas perras? ¡Yo te invito!”
“No es eso, es que no quiero beber.”
-“¿Tienes partido mañana?”
“No, es que este mes no puedo beber.”
-“¡Ahhh! ¡Estas tomando algún medicamento que no puedes mezclar con alcohol!”
“Que noooo…”
-“Mmm… ¿Es que te han sacado algo del hígado? ¿Tienes las transaminasas altas? ¿Estás bien?”
“¡Maldita sea! ¡Estoy bien y no bebo!”
-“¿Entonces porque no bebes?”
“¡Porque estoy en el mes del abstemio!”
-“… … … ¿y eso que es?”
“Que no bebo en un mes.”
-“Perooo… ¿por qué?”
“Me lo he prometido…”
-“… … … ¡Tú eres tonto!”

Sábado 20 y Domingo 21. Aunque por todos es sabido, que finde que no sales, finde perdido… Mi abstinencia me invita a hacer dos días de recogimiento espiritual en casa. Sesiones de cinecito: veo Rocky II y Rocky III (4 de 6) y entremedias Jackass 2. Ya puedo hacer todas las tonterías que me dé la gana que a estos tíos no los supera nadie.  Salvo ellos mismos, claro está. Recomiendo encarecidamente la visualización de “Jackass 3D”.

Obra maestra del cine moderno.

Sesión de cine, si. Pero en plan barato payo. Nada de sala de cine, peliculaza, butaca y palomitas. Más bien pantalla de pc, película grabada del cine borrosa y con comentarios de fondo, silla con el esponjilla desgastada (síntoma inequívoco de que pasas demasiado tiempo frente al ordenador), pipas rancias de hace un mes (lo único que queda comestible en el armario) y bata a cuadros con zapatillas agujereadas (modelo “estoy en mi casa y voy como me da la gana”).

Moda otoño-invierno 2011

Mientras escribo esto luzco este modelo en versión azul.

Miércoles 24 (¿miércoles? ¿sufres porque no puedes beber alcohol un miércoles? Tranquilos, que lo mio es hacer de la dramatización un arte!), Santo Tomas de Aquino, fiesta en los institutos. ¡Qué gozo! Dos días y medio sin clase. Pero cuando dejas de beber el universo entero conspira contra ti y el martes ya te están pidiendo 2 euros porque al día siguiente van a hacer migas y a comprar cerveza a mansalva para celebrarlo. Pues nada, toma los 2 euros, a ver si hay suerte y por lo menos las migas están buenas. Que peor era cuando aún no bebía y pagaba la barra libre en las fiestas de Nochevieja. Razón de peso por la que comencé a beber, detallado en el próximo capítulo.

Resulta que la paloma es el espíritu santo, pero sin dudo le está atacando.

Bienaventurados todos los santos que traen días de fiesta. (Aunque sean atacados por palomas...)

Llega el día. Te echas un plato de migas y ya esta to cristo enganchao a la cerveza, te haces a la idea de que no habrán tenido ni la consideración de comprar agua.

“¡Tranquilo chaval!” Me gritan por ahí. “¡Que han comprao refrescos!” ¡Oooooooole! Voy al barril de los refrescos, ummm, solo cocacolas a la vista. Bueno, quizás en el fondo, bajo los trozos de hielo… cocacola, cocacola, vaya, otra cocacola. Putas cocacolas… ¡¡¡Me cago en el copón!!!
¡Ya no me siento el brazo! ¿Donde pollas están las fantas?

también sin final feliz…

“¡Oye chaval, que solo han comprao cocacolas!” Se vuelve a oír por ahí.

¡Yo maldigo a la cocacola y a su monopolio!
¡Y destierro al abismo a todo aquel que fomenta su dictadura con actos así! Que son los típicos que dicen que van a beber cocacola y luego se beben tu fanta. Que ves la botella de tu delicioso elixir naranja vacio y esa horrible botella de funesto liquido negro medio llena y te hierve la sangre.

Y no hago más que decir tonterías porque fanta es otra marca de Cocacola Company y gracias a ellos puedo beber algo más que agua del grifo y caldo de pollo de mi madre!!!

Junto con McDonalds dominan el puto mundo

El imperio contraataca.

Me sereno y me siento a la mesa. “¿Es que no bebes?” Espeta uno de mis profesores mientras levanta una litrona. Cabrones… ya me conocen de varias cenas de clase y eventos varios e intentan hacer leña del árbol caído. Qué le vamos a hacer, a falta de líquido, un buen chorrete de kétchup a las migas (¡esto es innovar Ferrán!) y a comer.

Renovando la cocina a basa de chorradas como pianos.

No he terminado con la ultima cucharada de migas cuando otro de los profesores empieza a sacar de una caja alcoholes varios. Whisky, ron, ginebra…
¡Esto es una conspiración! Empiezo a pensar que hay apuestas en contra de mi mes del abstemio. ¡Resistiré!

Entre los sudores fríos del mono acaba la celebración.

Viernes 26 y Sábado 27, ni salgo, ni bebo, por supuesto. Pero como realmente los vicios no se superan, sino que se cambian por otros, pues entre estos 2 días juego como 12 horas de pro. O pro o alcohol, sin las 2 cosas a la vez este mes de abstinencia hubiera sido imposible. Acabo mi ciclo Rocky con Rocky IV (¡Rocky también se deja barba en esta peli mientras entrena un mes en Rusia! ¡Barbazaaa!) y Rocky V (6 de 6). Ahora cualquier persona me parece golpeable cual saco de boxeo y me cuesta el no subir escaleras corriendo, alzando mis brazos al llegar al final.

Si amigos, la culpa de que os pegue cada fin de semana la tiene, entre otros, Rocky y su filmografía.

Cuanto daño hace la ficción...

Los mejores campeones - Los guapos de la calle

Ya tengo fecha oficial de vuelta al alcoholismo. Jueves 8 de febrero. ¡Al final incluso más de un mes de abstinencia!
¡Y ahora! Justo después de 3 semanas empiezo a echar de menos el alcohol y la fiesta en perfecta combinación. A estas alturas de mes, mi barba ya no es ni sexy ni rebelde, es autentica barba de hombre de cromañón. De hecho tengo una foto por ahí de mi paire, con mi tierna edad, en la que luce densa barba como yo. ¡Pero el clareaba ya un poco más por la azotea! ¡Yeah! (Si encuentro la foto vive dios que la pondré!!!)

Viernes 2 y sábado 3. El viernes voy al cumple de una amiga. Veo una docena de caras amigas también temporalmente abstemias por estudios y trabajo. El tiempo os ha tratado bien chic@s, me alegro de veros.

Cojo un trozo de tarta… pero no cualquier tarta… La que nunca falla. La que pasa de madres a hijas desde tiempos inmemorables. La que hasta un mono sabría hacer. La de galletas y chocolate. La autentica y genuina…
¡Tarta estándar! La única tarta capaz de prepararse mezclando ingredientes dulces al azar. La tarta cuya única cualidad es estar dulce. La tarta que tiene el mismo aspecto cuando entra que cuando sale. La tarta que soportaría un ataque nuclear sin variar aspecto y sabor. La tarta por la que jamás te pelearías por repetir.

Odio por saturación

Si... en mi cumpleaños también...

Esa es la tarta estándar y se repetirá cumpleaños tras cumpleaños. Da igual sexo, raza, edad, estrato social u orientación religiosa del cumpleañero. Siempre existirá. Por los siglos de los siglos, amén.
Terminas tu ladrillo de adobe de galleta y chocolate pero te sientes incompleto, te falta algo…
“Cumpleañera… ¿donde está la fanta?” Y aun más importante… ¿Quién es esa de las tetas tan gordas?

Mujeres y tartas, lo que el hombre necesita

Cyanide and Happiness, humor a lo bestia.

Y el sábado abstinencia total. Ni fiesta, ni alcohol, ni pro, ni Rocky, ni na de na. Y diréis, pues si no ha hecho nada de eso habrá aprovechado para estudiar. Pues tampoco, me dediqué a reventar japoneses al Tetris por internet. Mi nombre comienza a ser non grato en el país del sol naciente.

No llegué a enfrentarme a insanos así…

Gracias a dios tengo excelentes amigos que me llaman desde sus respectivos lugares de fiesta, no para que me vaya con ellos, sino para acrecentar mi agonía. La cosa suele ir así:

Suena el móvil el sábado de madrugada y despiertas desconcertado: “No puede ser… si aun es de noche… si aun no es lunes…”
Gafes de tener el mismo tono como llamada y despertador.

Alargas el brazo, coges el móvil y con el ojo legañoso que logras abrir ves que se trata de uno de los pellejeros de la noche. Resoplas y refunfuñas mientras silencias el móvil: “¡A dar por culo a tu puta madre!”. Dejas el móvil en la mesilla y vuelves a taparte la cabeza.

Te destapas y miras de reojo el móvil. La pantalla sigue iluminada. Hay insistencia. Maldita sea… Empieza el recobello: “Y si es algo urgente… Y si ha pasao algo…? y si han vuelto a confundir un control policial con una grúa…? ¡PUTA MIERDA!”
Coges el móvil y contestas con esa voz aguda y ridícula que te sale con la primera palabra de la mañana.

“¿Siiihhggg? ¡Ejem! ¡Sí!”
-“¡WWWWWWEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!”
Te revientan el tímpano y comienza una sucesión de ruidos, canticos y frases incomprensibles para el ser humano.
“Si, si, si… Va, va, va… Venga, venga, venga… Ale, ale, ¡ALE!” Y cuelgas minutos después.
¿Y porque no cuelgo de primeras? Porque este es mi castigo. Si no los aguantas unos minutos volverán a llamarte una vez, y otra vez, y otra vez hasta que desees la muerte.

¡¡¡Aaahhh!!! ¡Quiero beber, quiero fiesta! Respira hondo chaval… solo faltan 5 días.

La barba se está volviendo insufrible por momentos. La otra noche hizo velcro con las sabanas de franela cuando fui a dormir y me quede pegado.

Yo nunca pude aguantar más de un mes y medio… ¿Como lo harán barbudos perennes?

JUEVES 8, hoy es el día. ¡Qué ilusión! CDLJ (es jueves…  ¿¡¿quién si no me iba a acompañar en este regreso?!?) ya tiene comprada una botella de Beefeater de litro. Creo que quiere matarme. ¿Pero existe mejor muerte que la del comatoso etílico? Quizá la de Ramón Mendoza, la autentica y genuina muerte por kiki, pero ese es otro tema y tal…

También toca quitarme el manto de pelo que cubre mi cara, ya está bien, que casi he llegado a nivel Leónidas, rey de Esparta.

Con barbas y a lo loco

Sin barba no hubiera llegado ni a soldado.

Pero antes, hay que pelarse, que tanto pelo y clareando, no queda bien. ¿Recuerdan que insisto en que mis padres no me quieren? Me remito a los hechos.

Como siempre, es mi meire la que me pela. Entre sus justos conocimientos de peluquería y mis estilos sencillos y casuales de peinado (con o sin pelo), tenia peluquería gratis de por vida. En fin, ya pelado mi madre se dispone a repasarme el pescuezo. Pero en lugar de ello, actúa el subconsciente de desapego que siente hacia mí y me hace un trasquilón al cero que me recorre media cabeza. “¡¡¡Ay ay ay!!!” Exclama.

Marcao como un venao

Muy aproximado a lo que me hizo mi madre...

Yo creo que en realidad ella sabía que esa noche volvía al alcohol y quería evitarlo de alguna manera.
Tras el pánico inicial… “¡Mamá! ¡Lo que me hacías al uno termínamelo al cero y que sea lo que dios quiera!”

Si es que son los mejores…

Hermanos, camaradas…
¡¡¡Autentico look de Albano Kosovar!!! Voy a afeitarme que me miro al espejo y me asusto. Y voy a dejarme perilla, para distraer la atención, que este peinado es demasiado drástico.

Por unos minutos fui un 33% mas duro que de costumbre

El típico parecido razonable que te hacen los colegas.

Antes del botelleo del regreso, partido de liga, ¡VICTORIA! ¡Grande peluquería! Y pal bajo del amo del calabozo a celebrarlo, que siempre da más gusto beber para celebrar que hacerlo para ahogar las penas y olvidar.

Abrimos el litro de Beefeater y… no lleva dosificador. ¡CDLJ! No me engañes… ¡Esto lo has destilado tú!

Autosuficiencia etilica

CDLJ hizo unos experimentos en su buhardilla para que mi vuelta al alcohol fuera por todo lo alto.

Chorrico corto al vaso con un cubitico, lo que viene siendo un cubata de bebé como bien dijo el Torrente murciano en su día. No es cuestión de dar una arcada en mi primer trago después de más de un mes. Le echo mi preciada Fanta de Naranja que no me ha fallado en este duro periplo, remuevo un poco la mezcla, respiro hondo y…

Sin lugar a dudas volví a las andadas…

Y hasta aquí puedo escribir… Porque este es un relato de un mes de abstinencia y después* de ese trago vuelvo a las historias para no dormir o para dormir de más, no sé yo.

¡FIN!


Tras el éxito de la primera edición, el mes del abstemio se repitió dos veces más. ¡Con barba incluida! Actualmente el consumo alcohólico ha descendido drásticamente (ya no apetece, la edad no perdona, los colegas no acompañan…) y este nuevo año no ha requerido la cuarta edición del mes del abstemio.

POSTDATAS:

*Si quieren saber que ocurrió tras volver a las andadas… próximamente en Diario del Abstemio Arrepentido… El sueño de la muerte.

Y como el universo es muy sabio y siempre busca el equilibrio…

¿Solo 21 días? Aguanté yo más sin beber, que tiene mas merito!!!

Publicado en Diario del Abstemio Arrepentido | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Capitulo 6.1 – Diario del Abstemio Arrepentido – El mes del abstemio

Si ocurre algo malo, bebes para olvidar, si ocurre algo bueno, bebes para celebrarlo, y si no pasa nada, bebes para que pase algo.Charles Bukowski (Simbolo del Realismo Sucio)

Sin arrepentimiento

EL MES DEL ABSTEMIO

Remasterización de la entrada que da fe de como renegué del espíritu del diario del abstemio arrepentido durante el comienzo del 2007 (fecha original de publicación 10/02/2007). ¡Vamos a ello!

Ser abstemio nunca fue fácil…

La gente se asombra. Te mira incrédula. Intenta buscar motivos tangibles. Alguna razón más allá de la simple elección de no beber alcohol. Y si durante un evento festivo no muestras cohibición y vergüenza al actuar piensan que mientes y que efectivamente, bebes cual esponja humana.

La casa de tus sueños

¿¡¿Quien vive en una botella de ginebra Sheriton en el fondo del mar?!? ¡Unhappy Esponja!

Efectivamente ya no soy abstemio, múltiples capítulos dan fe de ello. Pero fueron 18 años, 8 meses y 22 días sin beber. (Acojona la precisión, eh! jaja)

Tampoco tiene tanto merito, realmente fueron solo unos 3 años y medio conviviendo con “la tentación“. Antes de los 15, alcohol = caca. ¡Sencillo!

Aunque viendo las generaciones presentes y futuras veo como mi hijo se reirá de mí con su primera borrachera a los 8 años mientras le cuento que empecé a beber ya cercano a los 19.

Vamos a peor amigos

"¿19 años papá...? ¡Maricón!"

Lo dicho, ser abstemio no fue fácil en su momento.

Si cantas y bailas exacerbadamente, tienes que estar borracho.
Si aguantas hasta que cierren la disco, como mínimo estás borracho.
Si todos tus amigos están borrachos, tú tienes que estar borracho.
Y si vas a un botelleo… ¡No puede ser que solo bebas Fanta!

Gente sana pasándoselo bien. ¿Por qué tienen que estar borrachos?

¡Qué bonicos recuerdos!
Un día que me apetezca dedicaré un capitulo a esta época en la que el abstemio aun no se había arrepentido. Buena época, sí señor.

¿¡¿Y toda esta mierda para qué?!?

Porque después de unos 2 años sin dejar de beber más de 15 días seguidos, después de maltratar el hígado con 2 borracheras por semana, de media, durante los últimos 4 meses, el cuerpo aun no dice basta, ¡pero la mente sí!

Necesitaba un Kit Kat

Mi mente hizo catacrocker.

Vuelves a casa en año nuevo perdio como una cuba, con el traje lleno de mierda porque has intentado hacer el alacrán (lo que viene siendo hacer el pino) con tus amigos en plena calle y te has caído.

Alacrán = Escorpión

¡Alacrán Style!

Y piensas: ¡WoW! ¿Cuánto habré bebido estas fiestas? Pregunta retórica, imposible de contestar.

Haces recuento de las vacaciones de navidad y llegas a la conclusión de que tus actividades se han dividido en tres. O estabas borracho, o estabas de resaca o estabas jugando al Pro…
¡Qué vida más plena!

Algo se remueve en ti, das un puñetazo en la mesa, te levantas con la mirada perdida en el horizonte, respiras hondo y tomas la determinación de decir… “¡Ya no bebo más!”

Ya no bebo mas... ya no me drogo mas... ya no me voy de putas...

Es curioso como a veces necesitamos tocar fondo para evolucionar, para decir "¡Hasta aquí hemos llegao!".

¡Qué rotundo! ¡Qué bella determinación! ¡Qué forma más valiente de cortar por lo sano con la vida insana!

Se hace el silencio, no hay aplausos ni bitores…
La ausencia de público hace que en 30 segundos se empiezan a aclarar tus ideas.

También había un grillo entre el publico

Si nadie te anima puedes dudar de tus decisiones...

Bueno… ¡un poco habrá que beber!
Los compromisos sociales, por no desentonar, ya sabéis. Pero nunca más borracho.

En otro medio minuto vuelves a repasar tu valiente promesa mental.
Hombre… en el Bando, las fiestas de Molina y Nochevieja… es una pena no beber y mamarse como una mala bestia, que son los tres grandes eventos del año (aunque la Nochevieja se ha desinflado bastante con el tiempo) y siempre da gusto.

No han pasado ni 15 segundos más cuando te acuerdas de las cenas de clase, de trabajo, de equipo. ¡Ains, ains! Si es que en esos eventos no te ponen ni agua. O bebes cerveza y vino, o te deshidratas.

Aplicable a cualquier chiste de la vida

¡Chistaco!

Haces recuento:

¡Ya no bebo más! Excepto… compromisos sociales, Bando, fiestas de Molina, Nochevieja (y ya pos añadimos Nochebuena y Roscón, por no romper la santísima trinidad de las fiestas navideñas) y cenas de empresa y parecidos. Va bueno, con un poco de suerte, sorteando estas fechas te puedes estar sin beber unos 4 meses a gusto, eh!

¡Ups! ¿Y en mi cumpleaños no voy a beber?, ¿y si un colega cumple años e invita al botelleo?, o ¿y si se casa otro primo? Todo esto entra en compromisos sociales, ¿no?

Vale, vale. Está claro que el término “No bebo más” ya no es correcto. Pero parece que has acotado las situaciones en las que puedes beber. Ya lo tienes claro, ni un solo sábado en el que vuelvas a beber sin motivo. ¡Y los jueves ya no voy ni a salir! (Esto último al final se ha cumplido, pero por motivos laborales y por edad. La vida no perdona.)

El plan parece sólido…

Buena maniobra de marketing

Pues no parece tan solido...

Pero recuerdas esos sábados improvisados, en los que terminabas con los pantalones bajados cantando en una redonda o haciéndote fotos dentro de un contenedor o hablando de tetas con un taxista. ¡Oh Dios! ¡La puta salsa de la vida! No puedo dejar de beber los sábados… Si ya ni siquiera amainaba cuando tenía partido los domingos. ¿Y los jueves? ¡Pero cómo voy a dejar de beber los jueves! ¡Si solo me quedan 2 meses de jueves! ¡Y los capítulos 5.1 y 5.2 fueron lo máximo!

Respiras hondo, empezaste diciendo que no volverías a beber y haciendo balance ves que en 2007 vas a beber aun más que en 2006. ¡Soy un criminal!

Chiste con calzador, pero mola

En 2007 corría el peligro de volver a ser un doblao criminal, Smooth criminal.

Aclaras tus ideas, en este año ya está claro que vas a volver a beber insanamente. ¡Pero tienes que hacer algo! Aquel “¡Ya no bebo más!” de hace menos de 5 minutos no puede quedar en el olvido de una resacosa mañana de año nuevo.

Buscas una solución digna. A ver, mis amigos empiezan los exámenes y yo tengo que centrarme en mis estudios por lo menos hasta finales de febrero. Hace frío, la gente tiene que estudiar y los gastos navideños han sido excesivos, tampoco saldrá mucha gente. El próximo evento gordo es ya casi en semana santa…

Ya lo veo claro. ¡Dejaré de beber hasta el Bando! ¡Qué gran regalo de reyes para mi hígado! ¡Casi 4 meses de vacaciones!

Era inviable...

Parecen muchos... ¿no?

Madre de dios, 4 meses sin beber. Con sus 120 días… Con sus 18 findes… Con sus 45 noches de potencial fiesta…

¡Cuando reenganche en el día grande de las fiestas de primavera de la Región Murciana muero! Esto no es factible, seguro que hay cenas y cumpleaños durante esos 4 meses y si hago promesa es para cumplirla.

Venga, seamos realistas. Ni pa ti, ni pa mi, ni pa él. Lo vamos a dejar en un mes. Que es una cosa medio normal y mi cuerpo lo agradecerá. Porque si dejar de beber un mes ya es absurdo, 2 es de infelices, 3 de idiotas y 4 de dementes!!!

Será como un retiro espiritual para mi órgano destilador, una vuelta a los orígenes, un punto de inflexión…

“¡¡¡Y LO LLAMARÉ EL MES DEL ABSTEMIO!!!”

(Aquí es donde pongo cara de loco, levanto el dedo índice de forma desafiante, se va la luz y caen 2 o 3 estruendosos truenos)

La mano derecha de Chuck Norris

Techno Viking patrocina este mes.

Pero va a ser que ya si eso, empiezo el mes del abstemio después del roscón, que una cosa es prometerse estar un mes sin beber y otra muy distinta es no beber la noche de reyes. Que yo no soy tonto, que todavía me quedan consumiciones de Nochevieja.

Y durante ese mes… ¡Tampoco voy a afeitarme! (“Weeehhh”, Ovación del público) Y como no hay dos sin tres… ¡¡¡Tampoco pienso tocarme la cuca!!! (“Ooooohhhh”, exclamación de sorpresa)


¡¡¡Aaaaaaaaaaaaaala!!!

El ánimo de no volver a beber jamás duró más de 30 segundos. Pero fíjate, ahora tres promesas en una.

De acuerdo, un mes sin beber es bueno. Un mes sin afeitarme lo más que me puede dar es aspecto de vagabundo. ¡El sueño del Ceutiense hecho realidad! (¿No lo has pillao? Eso es que te has saltao el capítulo 5.1).

Y un mes sin tocarme la cuca… ppppsssssshhhh… Pero vamos a ver… ¿Pa que quieres tirarte un mes sin quererte tu mismo, quererte a ti mucho? Pues por pura curiosidad, como cuando pruebas a ver cuánto tiempo aguantas bajo el agua o cuán lejos puedes saltar tomando carrerilla… ¡Comprobando los límites de la naturaleza humana!

Además según la iglesia, evitare quedarme ciego, problemas nerviosos, no me saldrán granos y no iré al infierno!!!  (Masturbación e Iglesia, los mejores textos de humor de la red!!!)

Peor que el cáncer esto, oiga!!!

¡Abran las puertas del cielo, que llega el eunuco!

¡JAJA! El día 5 de Enero cuando vuelva de nuevo como una cuba del roscón empezará mi particular travesía por el desierto.

ROSCÓN: Por si a alguien pillo descolocado, cuando hablo del roscón no me refiero al dulce típico de esta fecha con regalicos dentro, si no a la noche de reyes. Que conforme vas teniendo una edad se va enfocando más a la fiesta de la noche que a los regalos en sí.

Un mes duro

¿Logrará el abstemio arrepentido su objetivo?

Y mi travesía comenzaría el mismísimo sábado 6. Porque cuando, en vísperas de la noche de reyes, salimos el jueves 4, valientemente, las cuatro personas que menos aprecian su salud del mundo (los cuatro fanáticos) y nos acabamos el primer litro de ron, nos prometimos que aunque al día siguiente reventáramos en el roscón, el sábado también se saldría. Valientes…

¡Valientes infelices!
El sábado todos bien calenticos viendo una peli, que hubiéramos entendido si no hubiéramos matado tantas neuronas durante las vacaciones. En el piso del Torrente murciano, con palomitas y brasero. Que el que mucho abarca poco aprieta.
¡Menos mal! Hubiera sido duro empezar el mes del abstemio rodeado de borrachos.

Me encanta este meme.

Cuando pasa hay que admitirlo.

Las dos primeras semanas serian más o menos fáciles. Yo tenía que entregar dos trabajos, de estos que tienes toda la navidad para hacer, pero no.

Y hacer otros 2 exámenes, de esos que antes de vacaciones te sonaban un poco de que iban, pero ya no. Mis amigos, los universitarios, entraban en triste época de exámenes. Pero eso parece no frenar a mis colegas. El mismísimo día 11 agotan el último jueves antes de los parciales. Aunque no tengo nada que entregar o examinar el viernes, supero la tentación y no me voy con ellos. No tengo queja, aunque me dejé el móvil encendido toda la noche, no me llamaron. Respetaron mi abstinencia o, lo más probable, ni se acordaron de mí.

Primer Jueves (11) de abstemio superado. Fácil, sencillo, como comerse un bocadillo. Quizá esto de no beber no sea tan difícil como lo pintan…

Creo que por estas fechas ya me he tocado la cuca un par de veces. ¡Las manos van al pan!

¡Las manos van al pan! Que se lo pregunten al palpa setas...

Si es que esa promesa no tenía ni pies ni cabeza. Te sobra demasiado tiempo si no bebes ni te afeitas como para no tocarte la cuca aunque sea sin querer. Una promesa a tomar por culo, quedan dos intactas.

Viernes 12, quiero ver Rocky Balboa (Rocky VI). Tengo tantas ganas y tan pocos amigos disponibles, que estoy dispuesto a irme al cine con dos colegas y sus respectivas novias aunque tenga que sujetar una vela con cada mano.

forever fail

La alternativa es la amiga fea...

Pero en el último momento el dúo de amigos que me ayudó a superar aquel mes, Powa & Melou (este último inventor de la sonrisa inversa), me rescatan de mi mediocridad y me llevan a ver Rocky. Supero mi primer viernes de abstemio y comienzo un ciclo con el que no contaba. Algo con lo que matar el tiempo sobrante…
El ciclo revientabocas de Rocky. (Orden de visionado no requerido. Evidentemente.)

Sábado 13, no voy a salir, de hecho, nadie va a salir. Además tengo un examen el lunes y el síndrome de resaca de los domingos, bebas o no bebas, siempre está ahí. Esa sensación de levantarse hecho polvo con la boca pastosa y los ojos como tomates. Como si el cuerpo estuviera programado para amanecer así los domingos haga lo que se haga el sábado.

El resacón por excelencia.

¡Maldito mesenyel! (¿Lo recordáis? Aquella vetusta herramienta de comunicación que se utilizaba antes de la aparición de las redes sociales.) A base de zumbidos Powa & Melou me sacan de mi placido plan de bata y brasero para comunicarme que cumplen años las amigas de un colega común. ¿Todas juntas? ¡Eso es amistad!

Interesante… Aun no bebiendo es de agradecer pasar un botelleo viendo bellas jóvenes de carnes prietas. Además mis salvadores me comunican que ellos tampoco van a beber y que efectivamente solo estaremos en el botelleo y nos iremos. Me lo pienso por que van a poner Rocky I en la Cuatro y ya voy con el Gonna fly now en el cuerpo, pero estamos hablando de carnes prietas y tengo todas las Rocky grabadas… ¡Voy a vestirme!

Pensativo total

Interesante...

Han sido ya muchos engaños de “si es solo ver como esta aquello y nos volvemos” o “uno más y nos vamos” o “te prometo que a las 5 estás en tu casa” o mi favorito “no, si esta noche vamos de tranki”, así que hago caso omiso a las palabras de mis colegas y me pongo mi camisica y mis zapatos. Y no me echo una manta, por si tengo que dormir a la intemperie, porque me da vergüenza.

una y otra y otra y otra...

El hecho mas real de los hechos.

Me recogen y, por el amor de dios… ¡gente de palabra! ¡Si van de sport! (antes se decía en chándal y bambos, en fin, son las moderneces de este tiempo). Tan acostumbrado a que me la líen parda, ya no esperaba yo algo así.

Pasamos por la gasolinera y compramos una fanta naranja y un par de bolsas de pipas (Bacon & Me, Tijuana, Burger… ¡Dios como me gustan estas nuevas marranerias!).
¡Siii! ¡Ahora sí que me siento de vuelta a los orígenes!

Llegamos al botelleo, somos los raros, no llevamos cubitos y bebemos en vasos de cumpleaños. Además ni nos inmutamos cuando pasa por enfrente de nosotros la furgoneta de las tortugas ninja de la policía.

Cowabonga

Corta royos de la noche.

A una distancia prudencial del resto, para poder rajar (criticar) y decir barbaridades cómodamente, se nos acaba la fanta. Si es que ya no me acordaba de que, en mis genuinos tiempos de abstemio, era capaz de beberme 2 litros yo solo. Veo una fanta de un litro en un banco cercano, no parece muy sucia y le quedan tres cuartos. Se activa en mí esa necesidad de hacer el marrano que Bear Grylls (Ultimate Survivor, ¡Que titulazo!) tiene de serie.

Decido no cogerla porque esta vez no voy borracho y no tengo con que justificar mi marranería (como si el alcohol las justificara). Se acaban también las pipas, son las dos, se me cae el moco y tengo los dedos gordos de los pies insensibles por el frío. Pues vámonos. (Bear Grylls hubiera matado un par de perros y los hubiera rajado para meter los pies dentro, utilizándolos como zapatillas, y así calentárselos, pero solo él es un “Ultimate Survivor”).

Nunca supe quien era la cruz y quien la raya…

Aunque ya me habían subido a mí las burbujas y el cuerpo me pedía un poco de agobio en el Novo, nos subimos al coche y nos vamos a casa.  El conductor del coche me muestra uno de los divertimentos sustitutivos a embriagarse profundamente con bebidas alcohólicas. Antes de dejar a Powa nos colamos en un solar cercano y nos ponemos a hacer trompos y derrapes. ¡Qué divertido es esto! Más aún en los asientos traseros. Diversión sana. Nadie sufre, nadie corre peligro. Bueno, quizá un poco el coche

El mejor derrape de la historia.

Me dejan en casa y a dormir. Un buen sábado sin beber.

¿Y en Domingo (14)? Pues como te recogiste mucho antes del amanecer y no tienes una autentica y genuina resaca, te ves Rocky I (ya van 2 de 6) mientras te rascas el ombligo tumbado en el sofá o te tocas los huevos (literalmente). Típico domingo de parasito en el que tu única misión en la vida es respirar para no morir, de esos días en los que si no te preparan la comida ni comes y aguantas el orín hasta límites perjudiciales para la salud porque te da pereza levantarte e ir al aseo. ¡El domingo perfecto!

Todo lo que puedas imaginar ya ha pasado en los Simpsons.

 

Y hasta aquí la primera parte de la crónica de la primera edición del mes del abstemio. La extensión se me volvió a ir de las manos como para hacerlo de una pieza…

Próximamente la segunda quincena de este mes en el que volví a los orígenes. Aquí, en el blog de los desvarios mentales, en el diario con mas grados que el absenta:

Capitulo 6.2 – Diario del Abstemio Arrepentido – El mes del abstemio

PD: Ahí lo llevas Chuck, ya tienes para tocarte toda esta semana.

PD2: Si no pinchas los enlaces varias horas de mi vida habrán sido tiradas a la basura.

Publicado en Diario del Abstemio Arrepentido | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 9 comentarios

Un Ojo Morado

BASADO EN HECHOS REALES

Wapo, wapo, wapo...

¡ZASCA!

Cuando por circunstancias de la vida sufres un golpe y terminas con el ojo morado resulta evidente al público y es inútil ocultarlo.

Te encuentras con gente y en segundos cortan la conversación para soltar un “¡Hostia! ¿Qué te ha pasao en el ojo?”. Efectivamente… ¡hostia!

El ser humano es curioso… Si te ven con un mocardo seco colgando de la nariz por un descuido, raramente te avisaran y aguantaran estoicamente la conversación mirando con detenimiento la mocosidad. Pero amigo, si tienes el ojo morado no dudaran en meterte el dedo mientras exclaman “¿¡Te duele?!”

O tenderán a la exageración, porque vemos demasiadas películas y nos resulta facilísimo montárnoslas. “¿Has visto como lleva el ojo fulanito? ¡Seguro que se ha peleao!” ¡Claro que sí! ¡Y me he defendido a ojazos!
Sus cabezas se llenan de grandes peleas del cine de acción: La jungla de cristal, Arma letal, El Ultimo BoyScout…

Y es que un ojo morado es algo que llama especialmente la atención. Seguro que si aparecieras con una oreja colgando te verían algo raro, pero apenas atinarían a pensar que te has cambiado algo el peinado.

Otros se dan cuenta del ojo morado pero no preguntan. Se mueren de curiosidad, pero no preguntan. Te miran con atención, giran sobre ti para verte mejor el ojo, casi te radiografían la cabeza con la mirada. Están deseando que se lo cuentes, pero se mantienen ahí, haciendo ese gesto casi involuntario con el que señalas con la nariz mientras levantas las cejas. ¡Pues sin pregunta no hay respuesta! Que para contar desgracias sin venir a cuento ya están las abuelas.

También están los graciosillos. Los de “quieres que te ponga el otro a juego”, “ya te has peleao con el gato”, “¡dime quien te ha hecho eso que lo mato!” o “bonita sombra de ojos”. Chistes y chascarrillos profundamente desgastados, si, pero se agradecen. Que el ojo está en perfectas condiciones y no hay que hacer un drama de un bonito tono morado.

El caso más particular es el de los exagerados y catastrofistas que contagian hipocondría y juegan a ser médicos. Suelen mostrar una reacción desmesurada e inmediatamente preguntan si fuiste al médico. “Pues no. Solo fue un chichón.”
Entonces sueltan los clichés médicos: que los golpes en la cabeza son muy delicaos, que puedes perder visión en el ojo, que yo conozco a uno que se hizo lo que tú y amaneció muerto…
¡Vengaaaa! Que solo fue un chichón y ahora un ojo morado. Y me estáis diciendo que vaya al médico a hacerme un tac cerebral. ¡Que es un puto chichón!
No me extraña que se hagan las colas que se hacen en el medico si vamos por estas mierdas. “Oiga doctor, me he golpeado el dedo meñique del pie con la pata de la cama… ¿Voy a morir?”
Si cuando era crio esto se curaba con un beso de mi madre y una canción que trataba del culo de una rana. “Sana, sana, culito de rana. Si no se cura hoy se curará mañana” Y ale, otra vez al parque a hacer el terrorista.
Con voz de hippy fumao: “Simplifica tioooo…”

Genio Forges

Y finalmente llega el difícil momento de la explicación. “¿Que que me ha pasao en el ojo?” Como norma general, si la respuesta no concuerda con la que el interlocutor se espera, la situación se vuelve incomoda. Ya puedes escenificar el accidente, presentar informes, fotos, croquis, etc… que si la exposición no concuerda con lo que la otra persona piensa que te ha pasado, pensara que algo ocultas y que mientes.

Efectivamente tampoco ayuda que el motivo del ojo morado sea tan absurdo como cualquier otra mentira improvisada en segundos. Porque aunque a uno le parezca normal golpearse la cabeza con la pala de pádel mientras intenta devolver un globo ajustado. Parece ser que al resto de la humanidad no le resulta tan factible.

El padel es peligroso.

Y realmente a ti tampoco te lo resultaría si no lo hubieras vivido en tus propias carnes. Porque al golpearse la cabeza con el canto de la pala con una fuerza diez veces inferior a la de otros golpes que has podido sufrir durante tu vida y que, aunque algo amortiguaría el gorro que llevabas, te salga un chichón en la frente del tamaño de una pelota de golf en cuestión de segundos, no es lo que esperas.

Igualito al mio. A él, el morado posterior se le notaria menos.

Frédéric se lo hizo jugando al fútbol y tampoco se lo esperaba.

Al igual que no esperas bajar drásticamente la inflamación en menos de 8 horas, a base de antiinflamatorios, pomadas y un improvisado turbante de hielo, para no ser al día siguiente el hazmerreír de la oficina. Y que 32 horas después del “incidente” amanezcas con el ojo morado porque te ha dado “derrame”. Lógicamente a algún sitio tenía que ir la sangre que se acumuló en el chichón.

La conversación suele ir más o menos así:

-“¡Acho! ¡Como llevas el ojo!”
“Si, es que me di un golpe jugando al pádel.”
-“¿Y cómo te das en el ojo jugando al pádel?”
“No, si me di en la frente en un partido antes de ayer”
-“¿Y cómo se te ha puesto el ojo así si te diste en la frente?”
“Pues…”
-“¿Y como que antesdeayer, si ayer no llevabas na?”
“¡Maldita sea, no lo sé! ¡No controlo la mecánica del chichón!”
-“¿Y tan fuerte te diste? Pos mira que eres tonto porque pa darse con la pala uno solo y ponerse el ojo así y luego…”

Y ya es cuando me voy y dejo a la persona rajando sobre mi torpeza, tontuna, etc…

Cuando cada respuesta lleva inexorablemente a otra pregunta, mal vamos. Por eso se recomienda encarecidamente inventarse una respuesta, irreal, pero más divertida y sin riesgo de discusión:

– Este carnaval me quiero disfrazar de Lady Gaga y estoy probando sombras de ojos.

– La primera regla del Club de la Lucha es: Nadie habla sobre el Club de la Lucha.

Combatiendo contra los persas en el paso de las Termopilas.

– Era el copiloto de Robert Kubica.

– Me lo hice vengando la muerte de mi padre.

– Ayer probé una nueva técnica de ligue por saturación: guiñar el ojo a toda la que se me cruce. Al parecer tiene efectos secundarios.

– Mi mama me pega. Y mi señora también.

– El juego de boxeo de la Wii se me fue de las manos.

– Si yo estoy así imagínate como quedaron ellos.

– Yo es que abro los quintos con el ojo y ayer había barra libre.

– ¡Oh Dios! ¿Qué me pasa en el ojo? (A continuación sales corriendo mientras lloras desconsoladamente)

– Soy el otro sobrino de Valcárcel.

– Soñé con Chuck Norris y desperté así.

– Me atracaron los malhechores que robaron a José Luis Moreno.

– Quiero hacer un anuncio de relojes como Bernie Ecclestone.

– Fui al cine a ver Rocky en 3D y el efecto era buenísimo.


Para el futuro, como consejos externos, acepto la recomendación de empezar a jugar al padel con casco o cambiarme a deportes de menos riesgo como el ajedrez. Aunque conociéndome puedo acabar con un alfil clavado en un ojo o atragantado con un peón. ¡Así soy yo!

¡Ah! El ojo mejor, gracias.

Publicado en Otras mierdas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 9 comentarios